Advertencia del FMI sobre tasas de interés

POR MARIO MENDEZ
La advertencia del gerente general, Rodrigo Rato, de que en los mercados internacionales se podría producir un alza abrupta de las tasas de interés, debe ser tomada muy en cuenta en el manejo de política monetaria y, consecuentemente, de las tasas de interés domésticas.

“El déficit corriente estadounidense y la fuerte alza del precio del petróleo pueden provocar una subida brutal de los tipos de interés”, advirtió Rato en una entrevista publicada ayer por el diario económico francés “La Tribune”, según informa un despacho de la agencia EFE.

En la República Dominicana se ha estado produciendo una significativa reducción de las tasas de interés pasivas de los bancos, desde cerca de un 20 por ciento a niveles inferiores al 13 por ciento.

La reducción de las tasas de interés activas no se ha producido a la misma velocidad y profundidad.

En la reducción de las tasas de interés ha incidido el descenso que se ha producido en las tasas de interés que paga el Banco Central por los certificados de inversión y otros instrumentos.

En fuentes bancarias se ha planteado que no debe permitirse que las tasas de interés pasivas caigan en niveles inferiores al 12 por ciento anual.

La decisión del Banco Central de no colocar certificados en una de las subastas realizadas porque las tasas de interés estaban por debajo de sus expectativas, ha sido interpretado como una señal de que el Banco Central quiere poner un freno al proceso de reducción de las tasas de interés.

Tasas de interés muy bajas haría vulnerable a la economía dominicana a un shock externo si el déficit corriente estadounidense y la fuerte alza del precio del petróleo, provocaran “una subida brutal” de las tasas de interés en los mercados internacionales, como teme el director gerente del FMI.

En esas circunstancias, las tasas de interés domésticas tendrían que ser atractivas, para mantener los capitales en el mercado local.

En la señalada entrevista, Rodrigo Rato hizo un llamado a los países para que cumplan sus compromisos de reformas en sus políticas para evitar los riesgos por los actuales desequilibrios, en particular por los déficit en los Estados Unidos y los altos precios del petróleo.

“Es más eficaz tomar medidas correctivas en un contexto de fuerte crecimiento que dejar sólo al mercado la responsabilidad de corregir los desequilibrios existentes. La corrección sería mucho más brutal y sobre todo menos eficaz”, advirtió Rato.