Advierte a Zapatero

http://hoy.com.do/image/article/19/460x390/0/2241C4E3-11A0-4C71-B3CF-1A9520168571.jpeg

BAGDAD (EFE).- El secretario de Estado norteamericano, Colin Powell, advirtió ayer al futuro presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, que “no es momento de retirarse de Irak”.

Durante una visita no anunciada a Bagdad con motivo del primer aniversario del inicio de la guerra en ese país y la posterior ocupación norteamericana, Powell quiso minimizar los efectos del posible repliegue al asegurar que la Coalición permanecerá firme. “Ahora no es el momento de decir: paremos lo que estamos haciendo y retirémonos. Es tiempo de hacer frente a esta amenaza al mundo civilizado y no de salir corriendo, escapar y pensar que no nos alcanzará. Lo hará”, aseguró Powell.

“El terrorismo ya existía antes en muchos lugares del globo, entre ellos España. Es una amenaza para todo el mundo civilizado y todos nosotros debemos responder a esa amenaza”, dijo Powell en clara referencia a los atentados que el 11 de marzo tiñeron de muerte Madrid.

Powell apareció por sorpresa en una rueda de prensa que había convocado el Administrador civil estadounidense en Irak, Paul Bremer.

“Confiamos en poder reanudar nuestras consultas con el nuevo presidente del Gobierno español tan pronto como asuma su cargo”, añadió.

Respecto a la promesa de Rodríguez Zapatero de retirar a las tropas españolas de Irak, el jefe del a diplomacia norteamericana aseguró que “la Coalición es todavía fuerte, con cerca de 30 países haciendo su trabajo”.

Las referencias constantes al terrorismo dominaron el discurso de Powell, cuya visita tenía como uno de los principales objetivos felicitar a la Administración Civil y preparar los planes de Estados Unidos para la transferencia de soberanía al pueblo iraquí, prevista para el próximo 30 de junio.

Según Washington el proceso de traspaso de poder no se encuentra en un punto muerto debido a las luchas entre los miembros del Consejo de Gobierno, tal y como opinan los propios iraquíes.

“Prosiguen las discusiones sobre la formación y la naturaleza del nuevo Gobierno. Hemos hablado de numerosas ideas a este respecto y el proceso no está de ninguna forma congelado”, aseguró.

El viaje adquiere especial significación justo la víspera del comienzo de las operaciones militares que llevaron a la caída del régimen de Sadam Husein, en una guerra en la que Amnistía Internacional estima que han muerto diez mil civiles.

“No creo que la guerra de Irak sea el origen de la inestabilidad en el mundo”, aseguró el jefe de la diplomacia estadounidense.

“Ha habido incidentes de ese tipo por todo el mundo antes de la guerra: en Arabia Saudí, en Indonesia, en Colombia, en Marruecos y otros lugares”, dijo.

Powell habló de forma despectiva de aquellos que tratan de impedir mediante actos terroristas lo que EEUU y sus aliados intentan llevar a cabo.

Estos ataques, según sus palabras, “se explican por el hecho de que hay terroristas en el mundo que se enfrentan a los países que pretenden un futuro mejor para sus pueblos”.

Powell, que ofreció una breve declaración y sólo contestó a preguntas pactadas previamente, anunció nuevas medidas para la lucha de lo que calificó terrorismo en Irak.

“Tenemos que movernos según los movimientos de los terroristas, a medida que ellos cambian sus tácticas, nosotros debemos cambiar las nuestras” aseguró Powell.

“Ahora se concentran en objetivos fáciles para ellos porque les ponemos más dificultades. Tenemos que aumentar los equipamientos de las fuerzas paramilitares y de la policía iraquíes para conseguirlo”, afirmó.

La llegada del secretario de Estado ha coincidido con un incremento de la violencia en el país.

Esta tarde, los militares norteamericanos han confirmado la muerte de dos de sus soldados en un ataque el pasado miércoles.

El jueves, un coche bomba acabó con la vida de al menos cinco personas en Basora, al sur del país, después de que hoy se informara de la muerte de uno de los heridos.

Un día antes, otras siete murieron en la explosión junto a un hotel de Bagdad que era habitualmente utilizado por extranjeros.