Advierte no dejar fraudes bancarios en el olvido

POR GERMAN MARTE
El economista Miguel Ceara-Hatton dijo ayer que lo peor que puede pasar en el país, en cuanto a los fraudes bancarios, es que el caso se olvide y no haya justicia. También expresó que ese problema registrado en el pasado gobierno, generó un millón 300,000 personas pobres adicionales.

 Resaltó, incluso, que mucha gente se ha muerto como consecuencia de ese empobrecimiento acelerado, “y no hay dolientes”.

“Lo peor que puede ocurrir es que se olvide y que no haya justicia”, recalcó Ceara-Hatton, quien fue el director y redactor jefe del “Informe Nacional sobre Desarrollo Humano RD 2005”, dado a conocer la semana pasada.

En este informe del PNUD se resalta que la causa principal del relativamente bajo desarrollo humano del país, no es la falta de recursos o de financiamiento, sino el escaso compromiso de los sectores más poderosos (empresarios y políticos) y la ausencia de un pacto social.

 El economista fue entrevistado por Orlando Jorge Mera en el programa “Líderes”, que se transmite los sábados por Color Visión.

El informe indica que “quizás, el ejemplo más patético de la justicia dominicana se manifiesta en el caso del reciente fraude bancario que provocó una pérdida del 20% del PIB y causó una grave crisis económica, generando cerca de un millón de pobres adicionales entre abril del 2000 a octubre del 2003”.

Añade que después de casi dos años de la denuncia, ninguno de los responsables de los fraudes ha sido sancionados y que todos disfrutan de libertad.

Asimismo, sostiene que otro caso patético de la justicia es que en 20 años solamente ha habido un caso juzgado y sentenciado por corrupción.

LO QUE HAY QUE HACER

Ceara-Hatton manifestó que el país necesita un proyecto de nación que tenga cuatro ejes, siendo el primero la reforma del aparato productivo, de modo que se ajuste a los nuevos estándares internacionales, fortaleciendo la competitividad y mejorando las condiciones de los individuos.

El segundo eje, entiende, es el que se refiere a una reforma constitucional que garantice los derechos sociales, “no podemos depender del clientelismo, de que fulano me dé, debe ser un derecho constitucional consagrado”.

Citó como tercer elemento el relativo a una reforma institucional, incluidos los partidos políticos y sostuvo que también hay que cambiar la capacidad de gerencia del Estado.

Finalmente, dijo que se necesita una profunda reforma fiscal, “no para tapar hoyos financieros, sino para financiar un desarrollo humano” en el país.

 Sostuvo que la inversión de millones de pesos en el edificio de la Suprema Corte de Justicia, en el Metro o los US$25 millones en un hospital privado en Santiago, deben ser analizados para determinar si tienen racionalidad, en el último de los ejemplos como parte de una visión estratégica para mejorar la salud.

CRECIMIENTO Y EQUIDAD

El economista Ceara-Hatton explicó que en materia de desarrollo humano, el crecimiento y la equidad forman parte de una misma ecuación.

“No puede haber desarrollo humano sostenible, si no hay, al mismo tiempo, equidad”, enfatizó Ceara-Hatton tras lo cual agregó que la idea que se manejó durante muchos años, de que  primero había que crecer y que esto por sí sólo iba a mejorar los niveles de vida automáticamente, no se da.

Solamente cuando hay la combinación de crecimiento y equidad se puede hablar de desarrollo sostenible, agregó.

“No puede haber crecimiento sostenible en este mundo donde la competitividad depende de la productividad y ésta de la tecnología, si al mismo tiempo no garantiza equidad”, expresó el economista.

Explicó que la equidad es lo que garantiza que la gente pueda obtener habilidades y conocimientos para poder competir.

Concomitantemente, añadió, hay que darle asistencia a aquellos sectores muy pobres que están en la base de la pirámide social y que si no reciben ayuda pueden morir.

Insistió en que el problema fundamental del país no es la falta de recursos, sino de asignación de recursos y el establecimiento de prioridades, “y eso está muy vinculado al tema de la transparencia”.

Destacó que la República Dominicana ha exhibido tasa de crecimiento promedio más elevada de toda América Latina y el Caribe, pero que el nivel de vida de la gente no ha mejorado.

En cuanto a las reacciones de los empresarios por las críticas al liderazgo político y empresarial contenidas en el informe del PNUD, Ceara-Hatton dijo que el objetivo no era precisamente ganar un concurso de simpatía.

Dijo, finalmente, que el informe es crítico, “aunque respetamos mucho a los empresarios, pero les invitamos a que lean el informe completo”.