Advierte sobre efectos de impuesto a los ahorros

POR MARIO MENDEZ
La Asociación de Bancos Comerciales de la República Dominicana (ABA) afirmó que el establecimiento de un impuesto a los intereses sobre los ahorros tendrá efectos perniciosos y distorsionantes sobre la economía dominicana, distorsiones que indiscutiblemente reducirán aún más las recaudaciones fiscales por este concepto. 

En un informe en el cual se hace una evaluación de esta figura impositiva, la entidad indicó que uno de esos efectos es que disminuiría el Ingreso Personal Derivado del Ahorro.

Explicó que gravar el ahorro implicaría que entre 3.5 y 4 millones de cuentas de ahorro y depósitos a plazo en los bancos múltiples serían afectadas por dicho impuesto de forma directa, disminuyendo el rendimiento o ingreso que reciben los depositantes en un porcentaje equivalente a la tasa imponible del impuesto.

Explicó que si se incluye el Sistema de Ahorros y Préstamos, los bancos de desarrollo, las financieras y las demás instituciones financieras del país tanto públicas como privadas, el número de personas afectadas crecería significativamente.

Otro efecto que tendría ese gravamen, según la ABA, es es provocaría una desintermediación financiera.

Explicó que al disminuir el rendimiento que el depositante recibe por sus ahorros como resultado del indicado gravamen, se desincentiva la tenencia de estos depósitos y por lo tanto se reduce  la demanda de depósitos de ahorro en el sector bancario formal y aumenta en el sector informal.

Indicó que ante esa situación, los ahorristas llevarían sus depósitos al sector informal, promoviendo con ello la economía subterránea y motivados por un mayor nivel de rendimiento nominal y efectivo, esto último derivado del no pago

del impuesto a los intereses sobre los depósitos de ahorro en este sector.  Con ello se fomenta el desarrollo de entidades y operaciones no reguladas, situación de la que ya se tienen vivencias en la República Dominicana en la década de los 80.

Además, afirmó que el graven daría lugar a un proceso de Sustitución de Monedas (RD$ por US$).

Explicó que la desintermediación financiera reflejada en una reducción de la demanda de depósitos de ahorro como la señalada, indiscutiblemente alentaría un proceso de sustitución de monedas, es decir, pesos por dólares, ya que los ahorristas convertiría sus ahorros a dólares, con la consecuente presión alcista en la tasa de cambio y aumento de la inflación, afectando negativamente la confianza en el  futuro inmediato de la economía en general.  

Además, consideró que el gravamen afectaría negativamente el ahorro, la acumulación de Capital y el crecimiento.

Consideró que para crecer y desarrollarse un país necesita invertir y para invertir es imprescindible ahorrar. 

“Sin ahorro no hay inversión y sin inversión no hay desarrollo.  En consecuencia,  para desarrollar un país hay que incentivar el ahorro y no adoptar medidas que operen en sentido contrario”, expresó.

Manifestó que el gravamen también provocaría una redistribución negativa del ingreso.

Explicó que bajo inflación, la tasa de interés nominal incluye el componente inflacionario, por lo que un impuesto a los ingresos generados por los intereses a los depósitos de ahorro, gravaría de hecho la inflación, potenciando su efecto negativo al reducir aún más el valor real de los ahorros, introduciendo con ello una importante distorsión en la economía.. 

El informe de la ABA afirma que el gravamen también tendría otros impactos negativos sobre los ahorristas y las empresas.