Advierte sobre los efectos de la  ruptura del acuerdo con  FMI

El exgobernador del Banco Central, José Lois Malkun, dijo que la población va a sentir el error que cometió el Gobierno al suspender  unilateralmente el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en diciembre pasado. 

Dijo que los  US$500 millones contemplados en financiamiento en el  marco de ese acuerdo eran muy importantes para cerrar el año fiscal con un PIB de 1.5 por ciento.

Sin embargo, dijo que todo eso era irrelevante si el acuerdo se daba por terminado y el Gobierno, con fines electorales, se manejaba sin restricciones los primeros cinco meses del 2012, cerrando el 2011 con todos los indicadores deteriorados, incluyendo la deuda eléctrica. 

Explicó que para compensar esos US$500 millones surgió la alternativa del Banco de Reservas y se inventaron un mecanismo para financiar la inversión pública mediante el llamado “factoring”.

Dijo que mediante ese mecanismo se financió mediante facturas a contratistas con obras del Gobierno, “dizque con sus propias garantías, las que de hecho son inexistentes. Esa es una deuda pública por cualquier lado que se mire aunque no se registra como tal en Hacienda”.

Sostuvo que esta práctica existía desde hace algún tiempo y la usó la CDEEE en el 2010, “pero se exacerbó en los primeros meses del presente año para que el anterior gobernante se proclamara ‘Bob el Constructor’”.

Reveló que la cifra a julio de los préstamos mediante factoring fue de RD$16,000 millones.

“Así comenzó el 2012, sin acuerdo con el FMI, enterrando las metas acordadas sobre el déficit fiscal de RD$22,000 millones, compensando el último desembolso del FMI con deudas internas y las manos sueltas para manejar el gasto sin ninguna restricción”, sostuvo.   Dijo que el Gobierno cerró  el 2011 con un déficit de RD$60,000 millones (RD$25,000 millones por encima de la meta) y a julio de este año el déficit estaba en unos RD$78,000 millones (tres veces y media más alto que el fijado en el fallecido acuerdo Stand By)”.

Y sobre el sector eléctrico el panorama no puede ser más aterrador, con deudas sobre los US$1,000 millones.