Advierten contra aumento del gasto público

POR ROSA ALCANTARA
El senador perredeísta Ramón Alburquerque advirtió ayer que es “la crónica de un pleito anunciado” entre el gobierno y el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el anuncio hecho por el dirigente del partido oficialista, Lidio Cadet, de que se colocaría en la administración pública a 50,000 peledeístas en los puestos que ocupan los perredeístas.

Al respecto, el dirigente reformista Guillermo Caram consideró que sería una catástrofe para el país si se vuelve a expandir el gasto público, momentos en que el gobierno apuesta a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para la estabilización y dinamismo de la economía.

Los dirigentes políticos respondieron de esa manera a las declaraciones emitidas por Lidio Cadet, miembro de la comisión de empleos de los peledeístas en el gobierno, en el sentido de que el presidente Leonel Fernández habría expresado el sábado, durante una reunión en el Palacio Nacional, su interés en crear facilidades para que miembros del PLD sean empleados en el gobierno. Cadet dijo que la comisión de empleos del PLD aspira a que antes de diciembre próximo unos 50 mil peledeístas ocupen cargos en el gobierno.

Esa comisión, designada por el presidente Fernández, la preside el secretario general del PLD, Reinaldo Pared Pérez y la integran además de Cadet, la diputada peledeísta Cristina Lizardo.

Alburquerque consideró irreflexivas esas declaraciones de Cadet, alegando que él debe saber que el Estado dominicano no puede crear privilegios.

Advirtió que si el PLD piensa sacar a 50 mil perredeístas es porque entiende que no va a necesitar el Congreso, que gobernará solo por decreto y “entonces vendrá la época de la confrontación mayúscula que nosotros creíamos que era ya una cuestión del pasado y totalmente olvidada”.

Dijo que los perredeístas, como los peledeístas, tienen derecho a empleo y consideró inconstitucional el pretender sacar a 50 mil miembros del PRD para meter a esa misma cantidad del PLD.

Expresó que de implementarse lo anunciado por Cadet se abultaría el gasto, que según las negociaciones con el FMI tiene que ser reducido para que el país pueda controlar la situación inflacionaria que todavía está cerca del 30% para sufrimiento de los más pobres.

Dijo que el gobierno pasado respetó en sus cargos a la mayoría de los peledeístas y reformistas y recordó que por ello el expresidente Mejía creo miles de inspectores de la presidencia y otros cargos que aunque eran innecesarios era la vía para dar respuestas a los reclamos de los perredeístas.

De su lado, Caram pidió a la comunidad nacional ponerse en pie de lucha para evitar que se vuelva a expandir el  gasto público que se derivaría de un número de empleados exhorbitante dentro del gobierno por el sólo hecho de haber contribuido a la campaña política del presidente Fernández.

“Si eso se implementa que nadie sueñe con acuerdos con el FMI en el corto plazo, y en consecuencia los que están apostando al acuerdo con el fondo para estabilizar la economía y recuperar el dinamismo que ésta tenía hace muchos años tiene que buscar otra alternativa”.

Avirtió que de expandirse en vez de reducirse el gasto se tendría desequilibrio que a la larga la población pagará con nuevos impuestos y requerimientos, así como habrían consecuencias desde el punto de vista económico y político.

Exhortó al gobierno procurar el empleo a los peledeístas por medio de la activación de la economía en el sector privado. Dijo que para ello el gobierno necesita disciplinar la economía y ceñirse al plan de austeridad que puso como objetivo en el discurso del presidente Fernández cuando la toma de posesión.