Aerolíneas afrontan graves pérdidas por alza combustible

Aerolíneas afrontan graves pérdidas por alza combustible

NUEVA YORK (EFE).- El precio del crudo y la competencia de los vuelos baratos sitúan a las aerolíneas de EEUU en uno de sus peores momentos, como revelan los cerca de 3.000 millones de dólares que han perdido cinco de ellas conjuntamente en el último trimestre.

   Una de las más afectadas ha sido Delta, la tercera mayor línea aérea de EEUU, que sólo entre octubre y diciembre perdió 2.200 millones de dólares, la cifra más alta de la historia de este sector.

   Esta situación supone un nuevo obstáculo en la lucha de la compañía por evitar la bancarrota, pese a que ha logrado importantes avances, especialmente con el acuerdo con los pilotos, que le permitirá ahorrar 1.000 millones de dólares anuales en los próximos cinco años.

   Por otro lado Continental, la quinta mayor aerolínea de EEUU, anunció ayer también que perdió 206 millones de dólares en el cuarto trimestre, cuando un año antes había registrado unos beneficios de 47 millones.

   También la empresa está tratando por todos los medios de reducir costes, sobre todo a través de la supresión de unos 425 puestos de trabajo, según los planes anunciados el pasado mes de septiembre.

   En concreto, la empresa pretende un ahorro de costes de unos 1.100 millones anuales, de los que ya ha logrado 900 en el 2004.

   El pasado noviembre la aerolínea anunció medidas adicionales de recortes de salarios y beneficios sociales, con objeto de lograr unos 500 millones de dólares adicionales.

   El panorama sombrío, como lo han calificado los analistas, dibujado por estas dos empresas ha sido completado por otras grandes compañías, como American Airlines y Northwest, que cerraron  el trimestre también con pérdidas, y Southwest, que redujo sus ganancias.

   Al finalizar el cuarto trimestre de 2004, la corporación AMR, la matriz de American Airlines, registró una pérdida neta de 387 millones de dólares, en tanto que las pérdidas anuales ascendieron a 761 millones.

   Por su parte, Northwest, la cuarta mayor aerolínea de EEUU, informó de una pérdida neta al cierre de su cuarto trimestre de 420 millones, frente a una ganancia de 363 millones logrado hace un año.

   El ejercicio anual de esta compañía también finalizó en negativo, al registrar una pérdida neta de 878 millones de dólares, frente a una ganancia de 236 millones con que finalizó el ejercicio de 2003.

   Por el contrario, Southwest -especializada en trayectos domésticos a bajos precios- finalizó el cuarto trimestre de 2004 con un beneficio neto de 56 millones de dólares, menor que la ganancia de 66 millones que había anotado hace un año en el mismo periodo.

   Estas cinco grandes empresa suman, por tanto, unas perdidas conjuntas de unos 3.150 millones de dólares, una cifra que incluso podría verse ampliada cuando se conozcan los del resto del sector, como US Airways, United Airlines, America West y Alaska Air.

   El director ejecutivo de AMR, Gerard Arpey, reconoció hace sólo unos días que el cuarto trimestre fue «un decepcionante final para un año muy difícil», en que al elevado precio del combustible se unió un escenario complicado para la consecución de ingresos y una fuerte competencia en precios.

   Y es que las aerolíneas, además de tener que lidiar con un precio del crudo muy elevado, han de afrontar con la dura competencia que ejercen las compañías de vuelos baratos, como Jetblue o Southwest.

   Además, el 2005 tampoco parece que vaya a ser fácil para el sector estadounidense, ante la persistencia de los precios del petróleo por encima de los 45 dólares, y la necesidad de recortar costes para sanear las cuentas.

   Los analistas, según informa hoy «The Wall Street Journal», esperan que el sector tenga unas pérdidas de 2.900 millones de dólares en el 2004, y que éstas asciendan a entre 2.000 y 3.000 millones en el 2005. EFE