Afamado comentarista de béisbol Vin Scully se retira tras 67 años

Los Angeles Dodgers' Hall of Fame announcer Vin Scully gestures to fans during the seventh inning of a baseball game between the Los Angeles Dodgers and the San Francisco Giants, Monday, Sept. 19, 2016, in Los Angeles. (AP Photo/Mark J. Terrill)
Los Angeles Dodgers' Hall of Fame announcer Vin Scully gestures to fans during the seventh inning of a baseball game between the Los Angeles Dodgers and the San Francisco Giants, Monday, Sept. 19, 2016, in Los Angeles. (AP Photo/Mark J. Terrill)

LOS ANGELES.– Después de casi 10.000 partidos de béisbol narrados, 25 Series Mundiales, 18 partidos de ´no-hitter´ y tres juegos perfectos, el comentarista Vin Scully finalmente abandona el micrófono.

En 67 años, el locutor, de 88 años, conocido cariñosamente como la “The Voice of Summer” (la Voz del verano) ha cautivado a generaciones de aficionados como el anunciador play-by-play para los Dodgers de Los Angeles, un trabajo que comenzó cuando la franquicia se basó en el lado opuesto del país, en Brooklyn.

Con descripciones distintivas, timbre dulce y tono perfecto, Scully ha acompañado tantos momentos más representativos que el intento de enumerarlas es algo así como una misión inútil.

Si fue el juego perfecto de Don Larsen de los Yankees de Nueva York en la Serie Mundial de 1956 o el cuadrangular de Hank Aaron número 715 sin precedentes para superar a Babe Ruth en 1974, la evocadora voz de Scully estaba allí. Sin embargo, dentro de pocas semanas, una de las carreras más celebradas en el béisbol habrá terminado.

El domingo, Scully narrará su último partido en casa desde su posición en la tribuna de prensa en el Dodger Stadium, donde ha estado siempre presente ya que el equipo se trasladó a ese lugar en 1962.

El 2 de octubre estará en la cabina de transmisión por última vez en el juego de visitantes de los Dodgers contra los Gigantes de San Francisco.

Para Scully, hay una bella simetría a la fecha de su último partido, ya que hace ese día hace 80 años se enamoró del béisbol como un niño de ocho años, caminando a casa desde la escuela en Nueva York. rcw/meh/ol