Afectados en incendio en Arroyo Hondo Viejo piden ayuda Gobierno

A Paulina de Jesús se le quemaron sus pertenencias, solicita ayuda

Paulina de Jesús tuvo ayer un Día de las Madres triste, pues el sábado su vivienda fue una de las nueve que se redujeron a cenizas en un incendio en una cuartería en el barrio Santa Teresa en la avenida Los Próceres en Arroyo Hondo Viejo; sin embargo, agradeció a Dios porque su familia no sufrió daños en el sinisestro.

De Jesús, quien ayer aún tenía la misma ropa del sábado, pues fue lo único que le quedó, cocinaba en la casa de una vecina que le dio asilo. En el fuego resultaron herido con quemaduras en gran parte del cuerpo Kelvin Ángeles Balbuena, de 34 años, y su hija Ashanty, de 2, a quien intentó proteger pero que también sufrió lesiones leves.

Explicó que dormía con la niña, quien al darse cuenta del incendio lo despertó, pero las llamas se habían esparcido por toda la casa. “Yo tenía miedo de salir, pero había que hacerlo y entonces la cargué, la protegí y salimos aunque nos quemamos”, expresó. Dijo que el incendio se produjo por un cortocircuito en un cable.