Afirma desafíos del país son
gobernabilidad y globalización

http://hoy.com.do/image/article/137/460x390/0/53323751-7158-4ED4-BEB9-4E77AEBD3498.jpeg

ADALBERTO DE LA ROSA
a.rosa@hoy.com.do
Para el presidente Leonel Fernández los dos grandes desafíos que deberá enfrentar el país, en el orden institucional, son la gobernabilidad y el impacto de la globalización sobre el Estado nacional.

Planteó una “profunda transformación del Estado”, porque entiende que el poder ya no está concentrado en una sola institución , sino que  es más difuso y requiere de la participación de todos los actores como los gremios profesionales, las iglesias y la sociedad civil para garantizar la gobernabilidad.

 Estimó que el tema de la globalización obliga al fortalecimiento de las instituciones democráticas del país para tener un Estado que sea democrático, de derecho y amparado en el  imperio de la ley. Al responder una pregunta de un televidente sobre la crisis de los partidos, Fernández dijo que no existe tal crisis y aclaró que lo que se da es desconfianza de la ciudadanía en los partidos.

  Consideró que para recuperar esa confianza hay que “volver a las ideas”, para convertirlas en acciones de progreso, institucional, económico y cultural.

Aseguró que en el caso dominicano la desconfianza hacia los partidos viene dada por un problema de moralidad y de representación.

Al responder una pregunta sobre la no aprobación del proyecto de Ley de Partidos Políticos que está en el Congreso desde hace años, dijo que no se ha logrado por falta de debate entre los actores políticos.

Deploró que muchos proyectos no son aprobados por el Congreso Nacional  porque no se conocen y  en algunos casos  se aprueban leyes sin que se tenga conciencia de sus contenidos, enfatizó.

Zoom

Las primarias

Dijo que hay que definir cómo se hacen elecciones primarias porque esa práctica ha generado conflictos en los partidos políticos de América Latina.

La enemistad

Sostiene que en Estados Unidos no se da ese conflicto porque la organización de los partidos no es personal, sino institucional y que por eso al final de las primarias la   gente no termina enemistada.