Afirma RD debe generar mayor nivel de ahorro doméstico

25_03_2015 HOY_MIERCOLES_250315_ Economía2 E

El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, ingeniero Temístocles Montás, afirmó que República Dominicana tiene que hacer frente a los desafíos de sostener altas tasas de crecimiento económico, aumentar la productividad, desarrollar encadenamientos productivos, reducir la pobreza y asegurar la sostenibilidad ambiental como una combinación dinámica para avanzar hacia el desarrollo.

En la conferencia “Desafíos y oportunidades del desarrollo en República Dominicana”, dictada en la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Montás señaló que países como Taiwán y Corea del Sur, que tenían menor desarrollo económico y social que República Dominicana en 1950, ahora tienen un nivel de vida de su población cuatro veces mayor.

Al desglosar los componentes del primer desafío, el Ministro dijo que para sostener altas tasas de crecimiento, “se requieren altos niveles de inversión y, en consecuencia, fuentes de financiamiento”, entre las que se combinan el ahorro doméstico, público y privado, flujos externos de capitales e ingresos procedentes de las exportaciones netas de bienes y servicios.

Montás habló el lunes en el Paraninfo “Ricardo Michel” de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la UASD como parte de los actos conmemorativos del 59 aniversario de esa unidad académica, donde fue presentado por el profesor Antonio Ciriaco, Director de la Escuela de Economía. Tras su disertación, recibió una placa de reconocimiento, informó la Unidad de Comunicaciones del MEPyD.

“En República Dominicana requerimos generar mayores niveles de ahorro doméstico para financiar el crecimiento”, expresó Montás, quien agregó que igualmente “financiar el crecimiento dependerá, también, de sostener o aumentar los flujos de inversión extranjera directa”, consolidando el liderazgo de recepción de Centroamérica y el Caribe. Manifestó que también es preciso orientar la economía hacia un mayor y mejor desarrollo exportador, buscando metas que lleven las exportaciones per cápita de 1,070 millones de dólares en 2009 a 4,479 millones en 2030 como escenario mínimo o preferiblemente a 5,487 millones como escenario máximo.

En cuanto a las exportaciones totales, lo deseable es hacerlas pasar de 10,457 millones de dólares en 2009, a 53,797 millones en 2030 en el escenario mínimo o a 65,899 millones en el escenario máximo.

En lo relativo al desafío de aumentar la productividad, el ingeniero Montás afirmó que para ello es necesario “un mejoramiento del entorno empresarial y del clima de negocios, lo que eleva la capacidad de competir. Esto tiene que ver con el mejoramiento de los procedimientos administrativos, el marco legal y regulatorio y la capacitad de las instituciones para facilitar el comercio y la producción”.

Asimismo, capacitar los recursos humanos para que respondan a las necesidades del aparato productivo, mejorar el desarrollo tecnológico, el sistema de certificación de calidad, la oferta de infraestructura de transporte y logística, planes sectoriales, integración regional y promoción de las exportaciones.

Eslabonamientos

El ministro de Economía, Planificación y Desarrollo citó un estudio del Banco Mundial que establece que en el país los sectores con mayores eslabonamientos intersectoriales (hacia atrás) son turismo, productos alimenticios y transporte y comunicaciones, mientras que otros sectores, en menor medida, presentan “eslabonamientos hacia atrás como agricultura de exportación, comercio, producción de alimentos en zona franca, textiles y otros”.
No obstante, Temístocles Montás señaló que “existe un grupo de sectores en los cuales el desafío es mayor, dadas las debilidades de sus eslabonamientos, tanto hacia delante como hacia atrás. Son los casos de manufactura pesada, energía y agua, minería, construcción y manufacturas de zonas francas, entre otros”. Consideró que reducir la pobreza y mejorar la distribución del ingreso para que la población pobre tenga capacidad de demanda efectiva, estimulando el crecimiento, constituye otro desafío importante para el desarrollo dominicano, el que va unido con asegurar la sostenibilidad ambiental.