Agencia de Cooperación Internacional

Fueron muchas las iniciativas impulsadas desde Colombia durante el tiempo que tuvimos a cargo de la misión diplomática  dominicana en esa nación. Identificamos unos 100 millones de dólares  con el banco de comercio exterior colombiano  para proyectos de energía y de construcción. Luego, acompañamos ante esa institución al entonces   presidente electo, Danilo Medina, en julio pasado,  a fin de  usar esos fondos para combustible y para  las pequeñas y medianas empresas del país. También la iniciativa del sistema de llamada de emergencia  colombiana.

Visitamos el relleno sanitario Doña Juana para incentivar la experiencia del uso de conservación y reciclaje de desperdicios, proyecto que tiene como objetivo Basura Cero. La empresa Ecopetrol manifestó interés en solución al tema de los hidrocarburos. Se sometió de parte de la policía colombiana un Proyecto de Seguridad Integrada a las autoridades dominicanas.  También identificamos empresas para trabajar en el sistema de generación de gas natural para uso comercial   y  para hogares.  Y otra empresa se mostró interesada en la instalación de una terminal de generación de gas  en el Caribe para abastecer al país. La lista de proyectos  solo del año 2012 sin mencionar el 2011 puede ser grande.

 Cabe  destacar en este espacio  la propuesta  de  creación de una agencia de cooperación internacional, que sometí en enero pasado.

Bien haría el gobierno del Presidente Danilo Medina replicar la experiencia colombiana y auspiciar la creación de una agencia con el propósito de gestionar y captar recursos ante los organismos internacionales de cooperación y de los Estados, que dependa directamente de la Presidencia de la República.

La Agencia de Cooperación Internacional dominicana contribuiría al cumplimiento de los objetivos de la Estrategia Nacional de Desarrollo, podría articular y coordinar más efectivamente la cooperación entre el gobierno y las necesidades de desarrollo provincial. Se desarrollaría una política agresiva de captación de recursos.

Recuerdo que el gobierno de Corea dispuso de más de 200 millones de dólares cuando ingresó al Banco Interamericano de Desarrollo a manera de fondos no reembolsables para proyectos dedicados a la pequeña y mediana empresa, prevención de desastres naturales y combate a la pobreza. Y ahí se puede tocar puerta.

La agencia de cooperación colombiana se trazó la meta de alcanzar 2,200 millones de dólares en cuatro años. Es más saludable desde el punto de vista económico  trazarse tareas de captación de fondos internacionales de cooperación  que  la emisión de bonos soberanos para el pago de urgencias financieras.

Y en adición a lo anterior,   con la captación de recursos internacionales, se puede, como es del interés de la actual gobierno, alcanzar más empleo, reducir la pobreza y obtener una mayor seguridad para los ciudadanos.