Agilizarán identificación de cadáveres en México

FILE - In this  April 26, 2016 file photo, family members and supporters of 43 missing teachers college students carry pictures of the students as they march to demand the case not be closed and that experts' recommendations about new leads be followed, in Mexico City. On Sunday, March 24, 2019, Mexico’s President Andres Manuel Lopez Obrador vowed to ramp up efforts to identify thousands of bodies in government custody at forensic institutions across Mexico, while thousands more Mexicans are missing, their bodies presumed to be in clandestine graves.  (AP Photo/Rebecca Blackwell, File)

CIUDAD DE MÉXICO.- AP.- Familiares de personas desaparecidas rodearon al presidente Andrés Manuel López Obrador el domingo después de que se comprometió a incrementar las acciones para identificar miles de cadáveres. Sostenían fotografías de sus parientes o colocaron sobres con detalles de sus casos en la mano derecha del mandatario. Una mujer rompió a llorar.
Los restos de al menos 26,000 personas se encuentran custodiados en instituciones forenses del gobierno en todo México mientras son identificados. Miles de mexicanos más están desaparecidos, y se cree que sus cuerpos se encuentran en fosas clandestinas. López Obrador dijo el domingo que su gobierno asignará todos los recursos financieros y humanos que sean necesarios —”no hay techo financiero”— para identificar los restos y darle a las familias la tranquilidad de saber qué ocurrió con sus parientes.
La labor es monumental: las autoridades mexicanas carecen de capacidad de investigación y pocos delitos son resueltos; las familias mismas buscan a sus parientes en tumbas sin lápidas, y no existe una base de datos nacional de ADN para ayudar a identificar los miles de restos recolectados por trabajadores forenses. Todo lo anterior se debe en gran medida a los niveles grotescos de violencia —las autoridades mexicanas abrieron 33.341 casos de homicidio el año pasado—, pero también a la debilidad de las instituciones gubernamentales. López Obrador consideró que la pila de casos de personas desaparecidas es “la herencia más triste, dolorosa, que recibimos al llegar a este nuevo gobierno” el 1 de diciembre. El mandatario dijo que también siente el dolor de las familias.