Agricultura, ganadería, sequía y filosofía de vida

Frank Tejada Cabrera.

La sequía en marzo 2019 en RD está creando una crisis en el consumo de agua potable en la población y un tremendo problema en el sector agrícola, porque no hay agua para suministrar a los animales de la ganadería y tampoco a los cultivos de producción en la agricultura, para tener un desenvolvimiento aceptable, dentro de los parámetros que rigen el sector agropecuario. Tradicionalmente la mujer y el hombre del campo trabajan enfrentando la naturaleza, que se presenta con el exceso de sequía, de agua, enfermedades, plagas y otros eventos que afectan la convivencia armoniosa de los seres vivientes, como la persona, los cultivos y la ganadería, que producen bienes para el mercado, que a largo plazo conlleva bienestar a la población rural.
La sequía está afectando todo el país, pero hay regiones como la línea Noroeste, que comprende las provincias de Santiago, Valverde, Santiago Rodríguez, Dajabón y Montecristi, donde se sienten con mayor intensidad los estragos de la sequía, donde la producción ha disminuido sustancialmente tanto en la ganadería como en la agricultura. El Ministerio de Agricultura y algunas empresas privadas han llevado ayuda de alimentos para el ganado, pero de seguir la sequía, la crisis iría en aumento.

Desde mi punto de vista personal puedo hacer poco, a quien trabaja la tierra cada día para hacerla parir, pero puedo llevar esperanza y tratar de fortalecer el espíritu de cada uno, a fin de que puedan soportar los efectos de esta tremenda sequía y decirles que sigan luchando y que tomen como filosofía de vida enfrentar estos problemas con entereza y que cada día al iniciar sus faenas en la producción lo hagan con entusiasmo, para que por lo menos así amortiguar el sufrimiento de la sequía y tratar, dentro de los problemas de vivir con alegría, recordando que la felicidad es un estado mental y no la proporciona la fama o el dinero, sino la fe de cada individuo en sí mismo, quien haya decidido vivir con felicidad, en armonía con todos los seres que le rodean y perdonando al prójimo, porque el sufrimiento presente por la sequía, esperamos no sea por mucho tiempo.
La filosofía estudia los fundamentos de la existencia, el conocimiento, la verdad, la belleza, la moral y el pensamiento positivo de los humanos, en vista de que la filosofía existencialista se pregunta ¿Qué es lo que existe? ¿Es lo mismo ser que existir? ¿Cómo estudiar y pensar en la filosofía de la vida en el momento que pasamos por una crisis? Aparentemente en momentos de crisis, pensar en la filosofía de la vida trae sosiego y tranquilidad espiritual en cada persona, para poder enfrentar los problemas.
La filosofía debería ser el arte de vivir, porque de nada sirve tener grandes riquezas, si no se tiene un equilibrio emocional, que permita compartir con el prójimo, las ideas individuales que se tienen y que es necesario aprovechar las sinergias, a fin de tratar de conseguir la competitividad. Trato de llevar esperanza y fortaleza a toda persona afectada por la sequía, porque también estoy sufriendo los efectos de la misma.