Agripino pide a Junta despojarse de lo que pueda sembrar dudas

http://hoy.com.do/image/article/674/460x390/0/F5A08B84-6B21-44FC-9F52-BC79C3D53BA6.jpeg

Monseñor Agripino  Núñez Collado pidió ayer  a la Junta Central Electoral (JCE)  aprovechar el comienzo del “Adviento” para  liberarse de todo aquello que pueda sembrar duda o preocupación en la sociedad dominicana. Mientras, el presidente del organismo, Roberto Rosario, reiteró que la JCE no recibirá “imposición” de dos partidos políticos para la solución del conflicto generado en el Centro de Cómputos. Obvió que el PLD apoya su postura.

Monseñor Agripino  Núñez Collado pidió ayer  a la Junta Central Electoral (JCE)  aprovechar el comienzo del “Adviento” para  liberarse de todo aquello que pueda sembrar duda o preocupación en la sociedad dominicana.

Mientras, el presidente del organismo, Roberto Rosario, reiteró que la JCE no recibirá “imposición” de dos partidos políticos para la solución del conflicto generado en el Centro de Cómputos.

Ambos hablaron  en el acto de juramentación de los miembros de las 155 juntas electorales, en el que no estuvo presente Eddy Olivares, coordinador de la comisión encargada de la conformación de las mismas.

El compromiso. Núñez Collado dijo  que los juramentados asumen el compromiso ante Dios y la patria, de organizar unas elecciones que contribuyan a la consolidación de la democracia y  la paz en el país.

 Afirmó que para eso,  en estos momentos, más que nunca, se necesita  sabiduría,  templanza y serenidad, y dijo estar allí en  solidaridad con la JCE y las demás juntas electorales.

“Es tiempo propicio para que una institución como la que hoy nos convoca, la JCE, vientre de la democracia, se libere de todo aquello que pueda sembrar duda o preocupación en la sociedad dominicana”, agregó el prelado.

Pidió a Dios iluminar a todos los presentes en la tarea de fortalecer la convivencia y la tolerancia, “para ser actores en la construcción de la paz”.

Apertura condicionada.  En un discurso de 22 páginas, en el que resaltó  la transparencia y pulcritud que han caracterizado los últimos procesos electorales en los que él y los demás miembros, funcionarios y técnicos  actuales de la JCE han estado involucrados, Rosario reiteró que ese organismo no se dejará imponer   propuestas que le hagan dos partidos.

 Sostuvo que  los partidos tienen todo el derecho  de criticar, sugerir, recomendar, acompañar y buscar solución al lado de la JCE,   pero no para constituirse en la institución misma.

En ese sentido, Rosario dijo: “Estamos abiertos (a las propuestas) pero de la totalidad de los partidos, sin excepción”.

Contraataque. Criticó que  muchos de los sectores, instituciones y personas  que antes  “se volcaron en elogios” hacia la JCE, sobre todo en las elecciones del 2008, ahora que el organismo ha creado una estructura de sistemas, funcionarios y técnicos que garantiza la equidad, legalidad y la legitimidad de los procesos puestos a su cargo, tengan un escarceo en su contra.

Juntas de consenso. Rosario  afirmó que las 155 juntas juramentadas cuentan con el aval y aceptación de los partidos reconocidos y de las organizaciones de la sociedad civil en cada comunidad. Resaltó que de 1,401 miembros que las integran, incluyendo los titulares y suplentes, 986 (70%) fue ratificado en sus cargos, 24 fueron ascendidos a presidentes, y sólo 21 son de nueva designación.

Competencias.  Además de las labores administrativas, estas juntas electorales tendrán competencia como instancias de primer grado para conocer de los diferendos que surjan a lo interno de los partidos, y entre éstos, conforme lo establece el artículo 213 de la Constitución.

Exigencias. Santiago Sosa, presidente de la Junta del Distrito, dijo que frente a una sociedad  donde grupos heterogéneos luchan por fortalecer la institucionalidad,   la JCE y las demás juntas deben estar  para dar respuesta a esa demanda, impulsando acciones transparentes en los distintos aspectos que intervienen en los procesos electorales.

Zoom

Para  acabar eso

El delegado peledeista ante la JCE, César Pina Toribio, confía en que   la  puesta en funcionamiento del Tribunal Electoral pueda servir para resolver el impasse surgido en el organismo, porque su competencia es sobre las impugnaciones contra las juntas electorales. “El tema especifico del centro de cómputo no es un tema contencioso, por lo menos en este momento, porque al fin y al cabo, la autoridad la tiene la Junta”.