Agro Cultura: Muro en Yuna

Agro Cultura: Muro en Yuna

El Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indrhi) realiza trabajos de construcción y rehabilitación de un muro de gaviones en la margen derecha del río Yuna, en el distrito municipal La Salvia-Los Quemados, de Bonao, para proteger de las inundaciones a familias residentes en esa comunidad y en el paraje Josecito, cuando ocurren crecidas en el afluente.

La obra tiene una inversión superior a los RD$23 millones. Con esos trabajos también se preserva el parque recreativo de la comunidad, ubicado en la margen derecha del río Yuna, cuyas crecidas han estado erosionándolo.

El director del Indrhi, Olmedo Caba, estuvo inspeccionando los trabajos en donde equipos pesados, como tractores y excavadoras, están canalizando el río hacia su margen izquierda en una longitud de 500 metros, lo que le permitirá proceder a levantar el muro de protección en la margen derecha, labores que contemplan, además, la reconstrucción de otro tramo destruido por las constantes crecidas del río, para una longitud total de 200 metros.

Caba dijo que se trata de una obra hidráulica muy importante, que en el pasado había sido solicitada varias veces, sin que se le prestara atención a la demanda de los comunitarios. “Hoy el presidente Luis Abinader responde para la tranquilidad de las familias que se veían amenazadas por las crecidas del río”. Indicó que el río, además de poner en peligro a miles de familias en esas zonas, también inunda fincas ganaderas y agrícolas que dejan cuantiosas pérdidas a los productores.

Invasores
Es bueno que el gobierno le ponga más atención a los invasores de terrenos ajenos, privados o del Estado. Las denuncias llueven sobre ocupaciones ilegales de solares o fincas con dueños con sus títulos hasta deslindados. Esa condición no para a los intrusos de sus fechorías de coger lo ajeno para tomarlo o venderlo en pedacitos para hacer casuchas y luego viviendas.

Hay dueños de solares que hasta han abandonado sus propiedades para evitar enfrentamientos con esos delincuentes bien conocidos en la mayoría de los lugares en donde cometen esos abusos. Se registran invasiones de terrenos en las ciudades y en las zonas rurales, que es más difícil para sacar a los invasores debido a que están lejos del alcance de las autoridades. Muchos dueños de solares temen ser agredidos por los delincuentes.