Agua, un recurso que se nos agota

Por diversas causas, entre las cuales muchas humanas, la disponibilidad de agua se va haciendo más chica. Cada vez hay más demanda y cada vez hay menos agua. Y no es solo debido a la presión del uso y consumo humano, industrial y agrícola. El mal uso del recurso por parte del ser humano y el calentamiento global, se han encargado de que haya cada día menos disponibilidad de este elemento vital insustituible. La noción de abundancia tiene cada vez menos impacto y justificación.
El experto hídrico Gilberto Reinoso advierte que en las provincias San Juan, Azua, Bahoruco, Pedernales, Montecristi y Valverde la demanda de agua ya supera las disponibilidades, y otras 18 provincias las necesidades del líquido se aproximan a la oferta. Se trata de una tendencia ante la que debemos asumir actitudes responsables, evitando el dispendio y preservando las condiciones que permiten conservar acuíferos.
Tenemos que asimilar la idea de que el uso responsable y prudente del recurso agua es una tarea permanente, no sólo una motivación para una fecha como la de hoy, que es Día Mundial del Agua. Reforestar en vez de destruir bosques, mantener en buenas condiciones las cuencas hidrográficas y todas las tareas conservacionistas habidas y por haber, deben ser parte de la agenda cotidiana para mejorar las disponibilidades de ese recurso vital insustituible.

Salvar  no es solo tarea del COE

El Centro de Operaciones de Emergencias (COE) ya ha hecho una parte de su trabajo de preservar vidas: clausuró para esta Semana Santa unas 200 playas y balnearios peligrosos a nivel nacional. Los vacacionistas, que en esta temporada invaden esos lugares de esparcimiento, pueden hacer la parte que les corresponde, con solo respetar la parte que ya han hecho las autoridades. La mayoría de las tragedias en playas, balnearios y carreteras son fruto de la imprudencia de gente a las que se les saltan los controles y la precaución.
Quienes se desplazan por carretera, se hacen a la mar o se van a los ríos tienen todo el derecho a divertirse, pero tienen que aportar una contrapartida de prudencia, de respeto por la vida propia y la de los demás. Ya el COE empezó a trabajar por tu seguridad. Haz tu la parte que te corresponde.