Agua y merienda escolar

Agua y merienda escolar

Altagracia Paulino

Qué dichosos fuimos los que tuvimos el privilegio de tomar agua del grifo o de la llave -como decimos aquí-, sin que nos pasara nada, lo hacíamos en la casa, en las escuelas y colegios porque el agua que llegaba a nuestros hogares reunía todas las características de este alimento vital: incolora, inodora y de buen sabor. Era potable.

Como viví mi primera infancia en el campo, tomé agua de manantial, era almacenada en una “Tinaja”, un envase de barro que la mantenía fresca. Ese envase lo conservaban limpio y tapado y solo los adultos lo manejaban; siempre estaba ubicado en un espacio con una altura que impedía que los niños tuvieran acceso al envase. Había que pedir el agua y era obligatorio tomarla después de las comidas y cuando teníamos sed.

Había estanques que recolectaban el agua de lluvia, que en nuestro entorno se usaba para cocinar, limpiar, lavar, pero no para tomar porque en la familia siempre decían que sabía mejor la del manantial. La de lluvia se bebía si se tomaba directamente.

El agua, los ríos, las lluvias siempre me han cautivado y tendría mucho que decir al respecto, pero esta entrega pretende motivar al consumo de agua, propiciar que los niños en las escuelas cambien las bebidas azucaradas por agua porque le ofrece más beneficios a la salud.

Puede leer: ¿Quién protege los datos de los usuarios de los servicios financieros?

El agua es un alimento, no es cualquier líquido. Alimenta la vida. Los minerales que posee son indispensables para el funcionamiento del cuerpo humano, son micronutrientes indispensables como el calcio, el sodio, el potasio, magnesio que ayudan a órganos vitales como el corazón, la piel, los huesos, las articulaciones y es el vehículo de transporte de todas las sustancias del organismo.

Las sociedades de nutrición de todo el mundo han integrado el agua en la composición de la pirámide de la alimentación, que es la guía de una dieta saludable y equilibrada, admitida por la Organización Mundial de la Salud.

El agua es el primer alimento y definido como el más básico en la nutrición por lo que una dieta adecuada incluye la ingesta de agua.

En algunos países se han prohibido las gaseosas en las escuelas y se incentiva al consumo de agua, ya que existen muchas personas que no la toman porque ha sido desplazada por esas bebidas que han ocasionado trastornos en la salud.

Será conveniente que desde las escuelas se inicie la educación para el consumo de agua, por los beneficios que posee y desde la administración se podría proveer el agua gratuita ya que los acueductos tienen instrumentos para potabilizarla. Si no llega por las tuberías que se sirva en recipientes adecuados.

Debe ser etiquetada con la información nutricional donde consten los minerales esenciales que debe tener la principal bebida de los humanos.

Hemos sugerido que la CAASD venda agua, poseen laboratorios y técnicos profesionales que conocen muy bien las propiedades químicas y de inocuidad que debe contener ese importante alimento.

En el 2017, ese organismo suministro agua envasada y en botellones, en el Seibo y Miches, cuando paso el huracán María. Ahora, en el torneo de Volibol que se celebra en el país, el gobierno brindó agua embotellada de la CAASD. Lo mismo debe ofrecerse en el almuerzo y merienda escolar.

Habíamos sugerido que la CAASD venda agua para proteger a los consumidores del mercado especulativo. Se puede.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas