Aguas desbordadas atravesaron un perímetro de 300 mil tareas

http://hoy.com.do/image/article/225/460x390/0/41598082-CC38-453D-B8A2-4E11F79EAEB4.jpeg

Las aguas desbordadas del río Yaque del Norte atravesaron un perímetro que comprende más de 300,000 tareas de tierra, desde Santiago hasta Monte Cristi, durante las dos semanas de persistentes lluvias que afectaron el Cibao y la Línea Noroeste.

La información la ofreció el ingeniero Silvio Carrasco, director del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INDRHI), quien también informó que la parte alta del río Mao ya está seca, pero que la zona baja continuará anegada por lo menos durante una semana más.

Durante su participación en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, Carrasco manifestó que, la crecida del Yaque del Norte, no fue provocada únicamente por el desagüe de la presa de Tavera, porque el mismo tiene cuatro importantes afluentes cuyos caudales aumentaron con las lluvias.

“El Yaque del Norte tiene más de 100 kilómetros y sus afluentes más importantes son el Ámina, Mao, Güayubín, Gurabo y Cana; por tanto todos vertieron de manera simultánea en la cuenca del citado río”.

Carrasco expresó que en toda la cuenca del Yaque del Norte se registraron 4,000 metros cúbicos de agua por segundo y que Ámina entró con una crecida de 500 metros cúbicos por segundo, la segunda más grande en su historia, y Güayubín con 700 metros cúbicos por segundo.

“De manera que fueron 1,200 metros cúbicos por segundo que entraron sin regulación al Yaque del Norte. Pero en la zona de Santiago la capacidad de conducción de agua es de 400 metros cúbicos por segundo.

“Todas esas aguas se juntaron en Castañuela y no hubo forma de contenerla, de manera que fueron las zonas inundadas el destino natural de las mismas”, dijo Carrasco.

El vicealmirante Radhamés Lora Salcedo, presidente del Comité Nacional de Emergencia (CNE), expresó en el almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio que desde la presa de Tavera hasta Monte Cristi se afectó un área que comprende 8,000 kilómetros cuadrados.

En Santiago, precisó, los más perjudicados son los residentes en la ribera del Yaque del Norte “porque en nombre de la pobreza la gente se expone al peligro”.

Igualmente, las zonas agrícolas desde Mao a Monte Cristi, donde hay plantaciones agrícolas y pastos. “Avanzando hacia Monte Cristi la situación se acentuó por ser la parte más baja de la cuenca del Yaque del Norte”.

“Aunque las aguas están drenando a una velocidad apropiada, todavía hay depósitos de lagunas que tienen más de siete metros de alto”, refirió Lora Salcedo.