¿Aguas subterráneas del Parque Hostos?

En los heroicos tiempos del nunca bien llorado califa Harun ar Raschid, afectó a Bagdad una epidemia que permitió al gobernante pensar que el mal venía de fuera y ordenó cerrar las gruesas y altas puertas de acceso a la ciudad, como una medida de salud pública para controlar el mal.

Las reuniones de los sabios y las preces elevadas por los gobernantes, los grandes sacerdotes, los arúspices y los adivinadores que operan en las orillas de los mercados, no lograron determinar el origen y la posible cura de los males que atacaban la ciudad.

Luego de todas las investigaciones, se determinó que la principal fuente de agua, después del río disminuido al máximo por dos años de sequía, era el pozo situado en el centro de la plaza pública.

Los sabios doctores llegados de Egipto y de la India, así como estudiosos de la historia, determinaron que el agua que alimentaba a la población de Bagdad era parte de un río subterráneo que pasaba por un antiguo cementerio.

A mi compadre Rafael Díaz Vásquez, su hermano Carlos Duarte,  sus primos Leonel y Orlando Vásquez Noboa y a mí, nos tocó conocer a Santo Domingo, al aprender la historia y la geografía de la ciudad entre libros y caminatas. Así supimos que fue en la Plaza Colombina donde se depositó la mayoría de los cadáveres de las víctimas del ciclón de San Zenón. Allí luego se construyó un parque de diversiones para niños y jóvenes que se llamó Parque Ramfis, por el hijo mayor del tirano Trujillo y, posteriormente y hasta hoy, Parque Hostos, en honor al ilustre maestro antillanista  Eugenio María de Hostos.

Dicen los entendidos que las aguas subterráneas de la ciudad de Santo Domingo están contaminadas por su conexión con los miles de pozos sépticos que recogen los excrementos humanos.

Los ríos subterráneos de la ciudad, son corrientes de agua definitivamente contaminada que no debe ser empleada para uso humano.

No hay tiempo ni necesidad de enviar por los sabios de Egipto y de la India para determinar que el agua que corre desde el tercer escalón de la ciudad hasta el malecón, está totalmente contaminada y su consumo es dañino para la salud.

Ante la insistencia del Síndico Salcedo y del director del Acueducto, Montás, en usar las corrientes subterráneas del Parque Hostos, para que los gozadores naden entre la contaminación y se tomen su trago entre juego y juego, imagino que Salud Pública hizo examinar cuidadosamente esas aguas antes de permitir la fuente de contaminación que serán esas piscinas “deportivas”.

Es inmoral, ilegal e inhumano poner la demagogia por encima de la salud pública.

La clarinada ha sonado, quien no la escuche y respete que se atenga a sus consecuencias.