Aguilas se proponen tener estadio moderno

http://hoy.com.do/image/article/221/460x390/0/EBE6CC4D-BD69-498D-B210-5FDC2251719B.jpeg

POR PAPPY PEREZ
SANTIAGO.- con el tiempo La gente cambia, las ciudades cambian, las épocas cambian , es así como cada día se apega al concepto integral de cambio, urbanidad y modernización, el Estadio Cibao, el dulce y alegre hogar del aguerrido equipo de las Águilas Cibaeñas.

Este parque de pelota con todas sus inmediaciones, se encamina a ser imán de las transformaciones que demanda el béisbol y los nuevos tiempos en beneficio de la ferviente y fiel fanaticada cibaeña, así como del desarrollo socioeconómico de la comunidad en sentido general.

EL PASADO:

Hace casi un siglo que los santiagueros presenciaron por primera vez, en 1906, un juego de pelota en esta misma porción de terreno del sector Gurabito, donde el inexorable paso del tiempo se ha encargado de modificarlo todo.

Muy pronto el área se convirtió un estadio ao lo que de manera común llamamos play, – y no ha dejado de serlo jamás.

El primer estadio de pelota profesional en Santiago fue el play Enriquillo, ubicado en el sector La Joya, en lo que hoy es el Barrio La Tabacalera, inaugurado como campo deportivo el 23 de septiembre de 1917 con un encuentro entre los combinados Yaque e Inoa.

Escenario de los grandes rivales del béisbol romántico de Santiago, las novenas Sandino y Municipal – ambos origen del Santiago Baseball Club que compite en los años 20.

El play de Gurabito fue originalmente el hipódromo de Santiago que en una nueva etapa recibió el campo de juego de pelota en su centro .

Más adelante el estadio es asiento del equipo que representa por primera vez al Cibao en los campeonatos nacionales y que a partir de 1937 llevaba el nombre de Águilas Cibaeñas, compitiendo contra los capitalinos Licey y Escogido, y las Estrellas Orientales de San Pedro de Macorís.

Cuando renació el béisbol profesional en el año de 1951, el viejo parque de béisbol y carreras de caballos, volvió a ser la sede temporal del colectivo de las Águilas Cibaeñas, que en esos primeros cuatro torneos veraniegos, también jugaron en el legendario play de La Normal de la capital.

Mientras que a partir de 1955 se inicia la segunda etapa de nuestro pasatiempo con la afiliación al béisbol organizado de los Estados Unidos, facilitando la participación de jugadores de mayor calidad en el ahora campeonato otoño invernal. Con esa aureola en el mes de abril de 1957 se da inicio a los trabajos de construcción del Estadio Cibao.

El octubre de 1958 la hidalga ciudad de Santiago vistió sus mejores galas para la regia inauguración del moderno parque de béisbol con el nombre de Leonidas Radhamés. La importante obra deportiva fue construida por el ingeniero Bienvenido Martínez Brea, con capacidad de 10 mil fanáticos y su costo fue de un millón 500 mil pesos.

EL PRESENTE:

Quince años después, el 13 de agosto de 1973, comienzan los trabajos de ampliación del parque de pelota con la construcción de bleachers detrás de la verja de los jardines derecho e izquierdo con capacidad de 5 mil en cada localización.

Con esta remodelación nacen las graderías denominadas “Ampliación “, en los laterales del play, paralelas a las líneas de primera y tercera.

El nuevo estadio con gradería en todo su alrededor, y que elevo a 18 mil la capacidad, fue entregado el ingeniero Juan Sánchez Correa en octubre de 1974, contando además con la reparación del Grand Stand, moderna pizarra electrónica y alumbrado de Cuarzo.

Las últimas remodelaciones son del último cuatrenio en el que las graderías de ampliación fueron techadas en apenas tres años durante una de las más costosas e importantes reconstrucciónes del parque de pelota que presenta una fachada impresionante.

Los dogouts y clubhouse de ambos lados amplios y confortables, se mejora el campo de juego, sistema eléctrico y sanitario, y como novedad la instauración en su interior de palcos especiales VIP, tiendas para venta de souveniles, restaurantes y otras facilidades para el fanático cibaeño.

EL FUTURO.

Teniendo como centro de atracción el hogar de la Águilas Cibaeñas se ha planteado un ambicioso proyecto para construir la Moderna Ciudad Deportiva que busca rescatar toda esa extensa área desperdiciada alrededor del parque de pelota y el Palacio de los Deportes.

Esta majestuosa obra se levantaría con el concepto urbanístico de las grandes ciudades norteamericana con equipos en el béisbol Grandes Ligas y en el baloncesto de la NBA.

Sin lugar a dudas, se garantizaría un tremendo impacto no solo en el ámbito deportivo, sino urbanístico, comercial, turístico , social y económico para esta urbe, en franco proceso de crecimiento, al tiempo de contribuir al desarrollo de toda esta vasta región del Cibao.

En que consiste este ambicioso proyecto? . Sencillamente en levantar una gran infraestructura que transformaría totalmente el Estadio Cibao y el área de la Ciudad Deportiva, que cubre cerca de 86 mil metros cuadrados.

La inversión multimillonaria lo primero que conlleva es la reconstrucción del Estadio Cibao con un diseño abierto para elevarlo a tres niveles en las graderías de Grand Stand y Ampliaciones laterales aumentando su capacidad entre 30 y 35 mil asientos.

El nuevo estadio de béisbol dispondría de las comodidades propias de los modernos parques de Grandes Ligas, y en todos sus detalles ajustado a las exigencias de la Major League Baseball.

Asimismo el entorno en de las áreas libre seria completamente peatonal, y el estadio cambiaría su fachada para conjugar lateralmente con una plaza comercial con amplios edificios de parqueo, cuyos pasillos encaminarían al fanático al interior del parque de pelota.

Lo que hoy se conoce como área de parqueo de cara a la Avenida Imbert seria ocupada por esta espaciosa plaza comercial, mientras que detrás del bleachers izquierdo se levantaría un edificio de varios pisos para albergar oficinas de firmas publicas y privadas.

Entonces detrás del jardín central se ubica una extensa área de recreación, con mucha vegetación, piscina y dos estadios para softbol y béisbol de pequeñas ligas.

Además contempla un gran hotel de primera categoría a erigirse detrás del bleacher de la derecha, con amplio parque y una hermosa vista panorámica hacia el terreno de juego del Estadio Cibao, al estilo Sky Dome.

La construcción de un complejo habitacional en la parte posterior a estas edificaciones, terminaría de acordonar el perímetro que delimita a Gurabito y el Ensanche Bolívar del área de la Ciudad Deportiva.

La Moderna Ciudad Deportiva, un sueño que deberá hacerse realidad en un futuro cercano, también acogería un nuevo Palacio de los Deportes, reconstruido para convertirlo en una instalación de primer nivel en el país.

Este dispondría un techo removible, aire acondicionado, graderías confortables, un tabloncillo y pizarra-pantalla súper modernísima adecuado no solo para el baloncesto profesional, sino para boxeo y otras actividades trascendentes.

De igual manera en las inmediaciones del palacio se levantaría otra gigantesca plaza comercial, de varios niveles y dos altas torres, diseñada en forma de herradura que corta hacia la parte frontal del estadio Cibao.

Albergaría un museo del deporte, restaurantes, centros de comunicaciones, librería y numerosa tiendas de artículos deportivos, artesanía o gift shop, abierta al publico todos los días.

Winston Chilote Llenas, ideólogo, defensor y principal promotor de la Moderna Ciudad Deportiva, afirma que el ambicioso proyecto deportivo y comercial, no afecta ni lastimada a nadie.

“Muy por el contrario rescataría toda esta área improductiva para darle una dimensión de gran urbe, limpieza y modernidad a este sector de la ciudad”, recalca el presidente de las Águilas Cibaeñas.

Llenas entiende que para hacerse realidad, deben involucrarse todos los sectores, comenzando por el gobierno, al señalar que el Estado es dueño del terreno y las instalaciones existentes.

De manera que el gobierno debería asociarse a inversionistas nacionales y extranjeros, “porque no estamos hablando de tres centavos, sino de muchos millones de pesos “.

Asimismo deben unirse a este proyecto de desarrollo, los barrios y comunidades aledañas, las instituciones deportivas, sociales, religiosas, culturales y empresariales, en fin todas las fuerzas vivas de Santiago y la región del Cibao.

El pasado se pierde en la niebla del tiempo, el presente se vive de momento en momento, pero es fugaz, sin embargo tenemos un gran potencial de desarrollo con un futuro que es promisorio.