¡Ahora es que viene lo bueno!

d1

Desde tempranas horas de la tarde, Gary Sánchez se encontraba algo nervioso. Había recibido una llamada para estar disponible a las 7 p.m. hora dominicana para el anuncio oficial de las votaciones de la Asociación de Escritores de Béisbol de los Estados Unidos para el premio al Novato del Año de la Liga Americana.
Sánchez era uno de tres finalistas junto a Michael Fulmer, de los Tigres de Detroit y Tyler Naquin, de los Indios de Cleveland.
Por eso llamó a su mentor, el agente y entrenador Jaime Ramos, quien lo recibió junto a su familia en un apartamento cercano a la avenida Tiradentes de la capital.
Un equipo de televisión de MLB Network, con intérprete incluido, seguía cada segundo y gesto de Sánchez durante la espera del prolongado programa.
Al darse a conocer los resultados, Fulmer fue el ganador, pero eso no restó la más mínima alegría al joven de los Yanquis de Nueva York.
“Nunca me imaginé que iba estar cerca (del premio), pero el trabajo que hice me puso cerca de esa posición… me siento feliz que estuve entre los finalistas y lo lejos que llegué, pero la decisión de los votos es de ellos, no mía”, agregó.
Sánchez hizo historia con los Yanquis, conectando 20 cuadrangulares en sus primeros 51 partidos en Grandes Ligas, apenas dos meses de actividad luego de que los Mulos del Bronx iniciaran un proceso de reconstrucción en medio de campaña, despidiendo a Alex Rodríguez y cambiando a Andrew Miller, Aroldis Chapman y Carlos Beltrán.
Pero el bate del muchacho de Villa Mella mantuvo al equipo en competencia hasta el final.
“Me siento bien con lo que hice en esta temporada que pasó. Me sentí feliz y ahora lo que toca es venir el próximo año y hacerlo mejor”, señaló.
Y ahora, ¿qué le espera a Gary Sánchez a partir de la próxima campaña? ¿A qué aspira?
“La meta mía es llegar bien y en salud a la próxima campaña y tratar de llevar a mi equipo a ganar la Serie Mundial”, sentenció Sánchez.
Las herramientas para lograrlo las tiene, ya eso lo ha demostrado.