¡Ahorremos, hoy es un buen día!

cerd

“El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras: trabajo y ahorro”. Benjamin Franklin.

Hoy 31 de octubre ,  la humanidad celebra el Día Mundial Del Ahorro, con el objetivo de hacer a la ciudadanía consciente de la importancia de saber administrar nuestros bienes con eficiencia.

Este día surgió en el año 1924, cuando delegados y economistas de varios países se reunieron en el Congreso Internacional del Ahorro, el cual se extendió por varias jornadas. El proceso finalizó el 31 de octubre, fecha en que se instituyó el Día Mundial del Ahorro, para destacar la importancia del ahorro para la economía, no solo personal sino mundial.

¿A qué llamamos ahorro? El ahorro es la acción de guardar un bien en previsión de lo que pudiera suceder en un futuro.  La Real Academia define esta palabra como “reservar parte del gasto ordinario”.

Mercedes Canalda de Beras-Goico, presidente ejecutiva del Banco de Ahorro de Crédito ADOPEM, explica que República Dominicana  es uno de los países a nivel mundial, con la tasa de crecimiento de ahorro por debajo del promedio de América Latina, inferior al diez por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) y que esa situación la atribuye a la falta de desarrollo de la cultura del ahorro que existe en el país.

Según expertos , algunos consejos prácticos para ahorrar son los siguientes:

  • Ajustarse a los presupuestos.
  • Crear fondos de emergencias.
  • Abrir cuentas de ahorros que no podamos acceder tan fácil.
  • Anotar los gastos en papel.
  • No comprar cosas innecesarias.
  • No malgastar dinero, comer antes de ir al supermercado.
  • Hacer lista de prioridades.

 

Aprender a ahorrar es fundamental para el desarrollo personal y social de la humanidad.  Se necesita llevar pautas claras de cuáles son las razones que nos motivan  a conservar dinero y ser constantes en  esta acción.

La cultura de ahorrar se debe desarrollar desde la niñez, para así ser adultos disciplinados. ¡No es tarde! , hoy es un excelente día para atrevernos a poner en orden nuestros ingresos y disfrutar de nuestros ahorros.