Ahorro petrolero y energía verde

La baja sostenida del petróleo le permitió al país ahorrar US$1,319 millones en el 2015, según informó recientemente el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu. Se trata de una buena cantidad de dinero y una oportunidad para desarrollar fuentes de energía no dependientes de fósiles, que es la tendencia. Hasta donde se sabe, de ese dinero solo se ha invertido en la financiación de las plantas a carbón que el Gobierno construye en Punta Catalina, debido a retardo en los créditos externos previstos para esos fines.
Aparte de no invertir en energía renovable, o verde, el Gobierno parece encaminado a reducir los incentivos creados para esos fines. La Asociación para el Fomento de las Energías Renovables (Asofer) afirma que una normativa impulsada por la Comisión Nacional de Energía (CNE) obstaculiza casos pendientes de aprobación en la medición neta y propone cambios en perjuicio del desarrollo de las energías limpias.
No podemos aferrarnos a la ilusión de que los precios petroleros no repuntarán alguna vez. El ahorro por el abaratamiento del crudo debería ser invertido en hacer cambios importantes en nuestro patrón energético. El país está entre los fundadores de la Alianza Internacional Solar, creada en París durante la XXI Cumbre sobre el Cambio Climático. Honremos con hechos esa membresía.

Ahorro petrolero 

Las estadísticas sobre accidentes fatales engrosaron ayer con al menos cinco personas muertas y por lo menos quince heridas, algunas de ellas de gravedad, a causa de una maniobra imprudente en la carretera de Cumayasa, La Romana. Según versiones de testigos, un autobús lleno de pasajeros intentó un rebase temerario, invadiendo el carril contrario, y se estrelló contra un camión estacionado.
De poco sirven los aparatosos operativos para prevenir accidentes en fechas como la de ayer, Día de La Altagracia, cuando aumenta el desplazamiento de vehículos hacia el este del país. Tampoco parecen servir de mucho las amargas experiencias derivadas de tragedias provocadas por imprudencia en el manejo y el estacionamiento en las carreteras. Insistimos en ser el segundo país con más muertos por accidentes.