AI rechaza represión Gobierno de Honduras contra los manifestantes

AME7126. TEGUCIGALPA (HONDURAS), 26/06/2019.- La Policía Nacional y estudiantes de secundaria del Instituto Técnico Honduras se enfrentan durante una protesta por la defensa de la educación y la salud este miércoles, en Tegucigalpa (Honduras). EFE/ Gustavo Amador
AME7126. TEGUCIGALPA (HONDURAS), 26/06/2019.- La Policía Nacional y estudiantes de secundaria del Instituto Técnico Honduras se enfrentan durante una protesta por la defensa de la educación y la salud este miércoles, en Tegucigalpa (Honduras). EFE/ Gustavo Amador

Amnistía Internacional (AI) condenó ayer la “respuesta represiva” contra manifestantes en Honduras, donde al menos 6 personas han muerto y decenas resultaron heridas durante protestas, y pidió a las autoridades identificar y enjuiciar a responsables.
“Amnistía Internacional ha condenado la respuesta represiva del presidente (de Honduras) Juan Orlando Hernández contra estas masivas protestas”, dijo a Efe en Tegucigalpa la directora para las Américas de AI, Erika Guevara Rosas.
A la activista le preocupa también “el uso excesivo de la fuerza y el uso excesivo de la fuerza letal” por parte de los organismos de seguridad durante las protestas para exigir la “rendición de cuentas y el respeto de los derechos humanos”. “Lo que hemos visto en las últimas semanas es realmente perturbador, es un contexto represivo donde las Fuerzas Militares están en el control de las protestas” y “hacen uso de armas de fuego para controlar las manifestaciones”, enfatizó.
Guevara Rosas aseguró que las Fuerzas Militares han “ocasionado la muerte de por lo menos seis personas en el contexto de las protestas” y han causado heridas a “decenas”. El país centroamericano vive una crisis social, política y económica derivada de protestas iniciadas en mayo pasado por una facción de maestros y médicos del sector público que exigieron al Gobierno la derogación de dos decretos que, según ellos, se orientaban a privatizar esos dos servicios públicos. El Gobierno de Hernández derogó el 2 de junio los polémicos decretos, pero las protestas continuaron en las principales ciudades de Honduras.
Un equipo de Amnistía Internacional realizó esta semana “una misión de respuesta rápida” tras el aumento de la violencia durante las manifestaciones en Honduras.