Al inicio de una tiranía

El Dr. Leonel Fernández dijo lo peor para el pueblo, le ofreció aumentar la miseria y el desempleo por 20 años más.  El miedo en nuestro pueblo es que nuestros ahorros mengüen y que nuestros depósitos desaparezcan con tantos impuestos y que la desvalorización nos penalice cada día más. Nadie ha dado esperanza al pueblo y se le toma por tonto y cuando despierte pasará lo mismo que el 30 de Mayo cuando el Jefe fue para la tumba, que no ha sido el único en RD. No todo es recortar salarios y reducir gastos. Hay que escuchar a los ciudadanos, ellos no son tontos, veinte años más serían hundirnos en un abismo si no despierta la oposición, pues ya no se puede pensar en un coronel que quiera casarse con la gloria, el país ya está maduro. Lo que necesitamos es que  los líderes políticos hagan propuestas  razonables y creíbles, es necesario que se vea que no me mienten, ya que la mentira no cabe en el mensaje político, se tiene que ofrecer seguridad social, no solo de palabras.

El dominicano está cansado que se identifique Estado con Gobierno y Gobierno con partido, ha llegado la hora de la desvinculación de los ciudadanos respecto a los compromisos políticos, pues todos tenemos el derecho de estar presente cuando llegue el cambio y arreglo del país. No son veinte años más de un partido en el poder, lo que no necesitamos es dictadura y los que vivimos y combatimos a Trujillo, no lo olvidamos; lo que se necesita es un Gobierno que esté persuadido que actuará para servir a la sociedad y satisfacer sus más urgentes necesidades. Es necesario pasar la página de la ineficiencia de la gestión pública, es decir contar con valores de convivencia, poder soñar, tener ilusiones y no pensar  enterrar otro tirano,  es que se sitúe en los puestos del gobierno a personas honestas, más cualificadas, a los más serios aún cuando no pertenezcan al partido en el poder. Necesitamos una Administración Pública profesionalizada y despolitizada. Un estilo nuevo, que devuelva la confianza en los ciudadanos y en las instituciones. Y esto no se obtiene con un partido gobernando, después del 2016, veinte años más.

Es una pena que el triunfo electoral que vaticina el jefe del PLD solamente dependa de la capacidad de un hombre para convencernos de que son incapaces de robar.