Al menos 13 muertos en cuatro atentados en el Noroeste de Pakistán

http://hoy.com.do/image/article/420/460x390/0/89CC7A64-CDDA-4F0D-95D3-DED01DB4F278.jpeg

Pakistán, (AFP).- Al menos 13 personas murieron y más de 120 resultaron heridas el jueves en cuatro atentados en el noroeste de Pakistán, un día después de un ataque suicida reivindicado por los talibanes que causó 24 muertos y más de 300 heridos en Lahore.

El jueves por la noche, en dos mercados cercanos del centro de Peshawar, la capital de la provincia del noroeste, dos bombas presuntamente escondidas en dos motos explotaron casi simultáneamente, matando a ocho personas e hiriendo a más de un centenar, diez de ellas gravemente, dijo a la AFP el doctor Alamgir Shinwar, del principal hospital de la ciudad.

Poco después, se llevaron a cabo durante varias horas de combates entre policías y los combatientes islamistas que se habían escondido en las callejuelas de la zona.

“Dos militantes armados murieron y dos fueron capturados”, afirmó Malik Navid, jefe de la policía de la provincia.

Simultáneamente, un kamikaze hizo explosionar el vehículo que conducía cargado de explosivos contra un control policial de carreteras en un barrio periférico de Peshawar, matando al menos a dos policías e hiriendo a otras ocho personas.

Por último, 300 km más al norte, en Dera Ismail Jan, una bomba escondida en un pequeño vehículo de tres ruedas mató a tres personas en un control de carreteras, causando además heridas a otras 13.

Varias horas antes, Hakimula Mehsud, portavoz del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP) del jefe tribal Baitula Mehsud, reivindicó a la AFP el ataque suicida de Lahore, “en represalia por la ofensiva de Swat”.

En el corazón de esta ciudad de diez millones de habitantes, el atentado del miércoles causó 24 muertos y más de 300 heridos.

El gobierno de Islamabad estimó por su parte que el país “está en guerra” contra los talibanes.

Mehsud ha reivindicado o ha sido responsabilizado de la gran mayoría de los 230 atentados que ensangrentaron Pakistán desde hace cerca de dos años en represalia por la alianza de Islamabad con la “guerra contra el terrorismo” de Washington desde finales de 2001.

Estados Unidos le considera el jefe de los grupos afiliados a Al Qaida en Pakistán y ha prometido una recompensa de cinco millones de dólares a cambio de su captura.

Mehsud reivindicó personalmente un atentado cometido hace dos meses contra una escuela de policía en Lahore.

“Si el gobierno, por orden de Estados Unidos, sigue atacándonos, otras instalaciones se verán afectadas”, aseguró Mehsud, al tiempo que exhortó a “todos los paquistaníes a abandonar las ciudades porque se multiplicarán los ataques masivos”.

Los talibanes, incluido Mehsur, y el propio jefe de Al Qaida, Osama Bin Laden, decretaron el verano de 2007 la guerra santa contra Islamabad por su apoyo a Washington.

Hace dos años, los talibanes tomaron el control de las zonas tribales fronterizas con Afganistán del noroeste de Pakistán, que tiene el arma nuclear.

El 26 de abril, el ejército paquistaní lanzó su ofensiva y afirma controlar ya una gran parte del valle y haber matado a alrededor de 1.200 talibanes.