Al Qaida lanza fuerte amenaza contra israelíes

http://hoy.com.do/image/article/107/460x390/0/EC1448C1-81EB-4D3A-BD79-951D46A6B64B.jpeg

EL CAIRO (AP).- El número dos de al-Qaida convocó ayer a los musulmanes del mundo a una guerra santa contra Israel y a luchar en el Líbano y Gaza hasta que el islam reine “de España a Irak’’.

En un mensaje grabado que difundió la televisora Al-Yazira, Ayman al-Zawahri dijo que la organización terrorista no permanecerá de brazos cruzados mientras los obuses israelíes “queman a nuestros hermanos’’.

“El mundo entero es un campo de batalla que se abre frente a nosotros’’, dijo el egipcio al-Zawahri, lugarteniente de Osama bin Laden.

“La guerra con Israel no depende de ceses de fuego. Es una guerra santa por amor a Dios y durará hasta que (nuestra religión) domine… de España a Irak’’, dijo al-Zawahri. Los moros musulmanes dominaron partes de España durante 800 años, hasta su derrota final en 1492.

Al-Zawahri declaró que los regímenes árabes eran cómplices de Israel en la lucha contra Jezbolá y los palestinos.

“Mis correligionarios musulmanes, es evidente que los gobiernos árabes e islámicos son no sólo impotentes sino también cómplices… y ustedes están solos en el campo de batalla. Confíen en Dios y combatan a sus enemigos… háganse mártires’’.

Al-Zawahri vestía túnica gris y turbante blanco. Detrás de él aparecía una foto de las Torres Gemelas en llamas y fotos de dos milicianos. Uno parecía ser el egipcio Mohammed Atta, cabecilla de los ataques del 11 de septiembre. El otro era Mohammed Atef, alias Abu Hafs al-Masri, otro lugarteniente de bin Laden, muerto en una incursión aérea de Estados Unidos en Afganistán en noviembre del 2001.

Se cree que las transmisiones de al-Qaida contienen mensajes cifrados. Al-Yazira no transmitió todo el video sino partes, junto con declaraciones de un comentarista.

“Los obuses y cohetes que desgarran cuerpos musulmanes en Gaza y el Líbano no son sólo (armas) israelíes sino que son provistas por todos los países de la coalición de los cruzados. Por tanto, todos los participantes en el crimen pagarán el precio’’, dijo al-Zawahri.