Albert Pujols es reconocido como el jugador de la década

http://hoy.com.do/image/article/478/460x390/0/A3D75283-67ED-4A5F-9729-F03976AD67D7.jpeg

JAYSON STARK ESPN.com
Lo siento, A-Rod. Lo siento, Barry. Lo siento, Ichiro. Lo siento, Derek. El Jugador Más Valioso de los años 2000 solo puede ser un hombre — Sir Albert Pujols.

Después de todo, ¿qué no hizo Sir Albert en esta década, fuera de olvidarse de llegar a las Mayores hasta el 2001, salirse de los primeros cuatro puestos en las votaciones del JMV en solo una ocasión, y nunca acercarse a ganar un premio Nobel de la Paz?

Bueno, he aquí algo que Pujols sí ganó: la Triple Corona de la Liga Nacional. De toda la década. Yo no necesitaría decir nada más para justificar el caso, ¿no?

De acuerdo, no es como que esto nunca hubiese sucedido antes. Sucedió tan recientemente como, eh, hace seis décadas (cuando Ted Williams se llevó la trifecta en la Liga Americana). Y pasó en la Liga Nacional hace apenas ocho décadas (por Rogers Hornsby). Así que no es que Albert sea el único que lo haya hecho en la historia.

Pero él es el único ser humano vivo que lo ha hecho, y eso es suficiente para mí.

De hecho, no se detuvo ahí. Lideró además la liga en carreras anotadas, en veces llegando a bases y total de bases en los años 2000. Y si nos fijamos en los tipos que se pararon en el plato unas 5,000 veces, él también llegó No. 1 en slugging, OPS, proporción de cuadrangulares, carreras creadas por cada 27 outs y, estoy seguro que muchos managers hubiesen preferido que Pujols  fuera atleta de fútbol en vez de béisbol.

El valor

Sin embargo, la mejor manera de medir el “valor” de Albert Pujols es mirando el único barómetro que mide esa cualidad cada año — mejor conocida como la votación anual del JMV.

En las últimas dos temporadas, Pujols bateó .342 con un OPS de 1.108Bueno, digamos que si estudiamos esos resultados de los años 2000, podríamos decir que Pujols nació para ser eso.

Lo que me asombra no es solo que Pujols haya ganado tres premios de JMV en la década. Es que es el único hombre que puede decir, a nueve años de haber comenzado su carrera, que casi pudo haber ganado el JMV en cada temporada de su carrera en las Grandes Ligas.

No ha tenido una sola temporada en la que no haya terminado entre los primeros 10 en las votaciones. Ni una. Y si dejamos fuera la temporada 2007 en la que terminó en el noveno puesto (cuando los Cardenales terminaron con marca de 78-84), nunca ha estado fuera de los primeros cuatro.