Alergias por alimentos, un mal
silencioso pero muy frecuente

http://hoy.com.do/image/article/148/460x390/0/07F21526-5373-4690-A683-636FCAF0A723.jpeg

El 1% de la población mundial adulta y el 5% de los niños sufren de alergias, tanto como producto de los ambientes como de los alimentos que consumen.  Mientras que un número superior a este tiene intolerancias alimentarias, las cuales se presentan con síntomas molestos, pero no graves.

Estos evitan que una gran cantidad de seres humanos no puedan disfrutar ciertas comidas y ambientes.

Las alergias pueden tener consecuencias muy graves en quienes las padecen, y estas generalmente ocurren por la ingesta de comidas.

  Sobre este tema trata  uno de los libros de la colección de Editora  Norma “Somos lo que comemos”.

“Alimentos sanadores para las alergias” es el título del volumen, presentando una amplia variedad de sabrosas soluciones para quienes buscan un modelo llevadero y que les ayude a convivir con esos problemas, sean propios o de un familiar.

Presenta  una selección de los alimentos bajos  en alergénicos y de los que ayudan a tolerar mejor. Es  la base de un recetario creativo, equilibrado y exquisito.

Quiénes son los más propensos a sufrir alergias. Los niños pequeños, estos son los más frecuentes por la alimentación. Pero a medida que crecen el sistema digestivo madura y la absorción de sustancias con eventual poder alergénico. Entre los alimentos más alergénicos durante la infancia están: la leche de vaca y sus derivados, trigo y sus derivados, y frijoles de soja. Mientras que, el maní, pescados, mariscos (camarones, cangrejo, langosta), frutas secas, huevos, fresas, tomate, cítricos y chocolate, producen alergia a cualquier edad.

¿Por qué se producen las alergias?    A pesar de que aún no se ha establecido la causa de las alergias alimentarias, sí se conoce su mecanismo.

Cuando el sistema inmune que tiene la misión de proteger contra bacterias, virus  y elementos potencialmente dañinos, identifica erróneamente como nocivo un componente de cierto alimento, que recibe la denominación de alergeno, se dispara la producción de anticuerpos.

La próxima vez que se consume el alergeno, los anticuerpos lo detectan y el sistema inmune libera en la sangre sustancias químicas, histaminas y otras que provocan los síntomas.

 Si los anticuerpos que actúan son las inmunoglubulinas E, los síntomas se desarrollan con rapidez; esto sucede en la mayoría de las alergias.

Si intervienen los linfocitos T, la reacción aparece más tarde; así ocurre en la enfermedad celíaca (alergia al gluten del trigo, la avena, la cebada y el centeno), como también en las alergias a la leche y la soya.

   ¿Cuáles son los síntomas de las alergias?  Las reacciones alérgicas varían de manera considerable en intensidad y duración Se localizan principalmente en el aparato digestivo (boca, estómago e intestinos), aunque abarcan también otras partes del cuerpo. Por lo general surgen dentro de la primera hora posterior al consumo del alergeno y raramente superan las dos horas.

Cómo hacer el diagnóstico. Antes de la aparición de los síntomas descritos, o de cualquier reacción que despierte la duda de estar ante una alergia es recomendable consultar inmediatamente al médico, quien indicará el análisis de sangre con el propósito de medir  los niveles de anticuerpos.

Si se conforma la alergia, el próximo paso será detectar cuáles son los alimentos responsables de ésta y aplicar los distintos procedimientos.

Algunas alergias al maní, mariscos y frutas secas suelen ser para toda la vida, lo ideal es evitar comerlo.

Las claves

Alergias más comunes

1.  Hinchazón en los labios, la lengua, la garganta y la cara.

 2.  Dolor abdominal, cólicos.

3.  Náuseas, vómitos y diarrea.

4.  Picazón y salpullido en la piel.

5.  Congestión nasal con goteo y voz ronca.

6.  Dolor de cabeza y mareo.

 En casos severos estos síntomas se exacerban y se suman a otros que pueden llegar a poner en peligro la vida humana sino son atendidos a tiempo  por un especialista.