Alerta a la juventud

– 2/3
Una juventud irresponsable, que se deja manipular, como la que se está formando, que no coopera por el bienestar de la comunidad, es seguro, que cuando llegue a la madurez, establecerá una forma despótica de gobierno para subsistir, si las generaciones que vengan ascendiendo no sacuden-para esa época- el yugo que sus mayores les impongan. Y por eso decimos que necesariamente tiene que haber una reacción, de lo contrario, repetimos, nos hundiremos en el fango de la prostitución, la droga, la corrupción y la maledicencia.
Jóvenes de hoy, la conquista de un ideal y la necesidad de una Patria, como nuestros padres los trinitarios la soñaron, limpia y pura, deberá ser vuestro único sendero a seguir. “El fracaso no existe. El fracaso es simplemente la falta de fuerza para lograr una cosa”
La juventud, ahora más que nunca, precisa saber descartar los agitadores políticos y sociales profesionales, cuyas promesas, trascienden de lo razonable, los cuales se apartan de la realidad de nuestra sociedad; por lo cual sus planteamientos resultan peligrosos para el país, es conveniente conocer bien a los líderes políticos sensatos, debiendo apoyarlos, siempre que defiendan sinceramente las mejores ideas, las más sanas, las más convenientes y más razonables. La juventud tiene que estar alerta y no dejarse confundir de los demagogos profesionales en función de políticos, que existen en todas las comunidades, cuya única preocupación es ir de ciudad en ciudad, de pueblo en pueblo, exaltando los ánimos, llevando su siembra de calamidades, su frustración, a las masas de jóvenes en perjuicio de la paz de la nación; al pueblo es prudente ayudarlo en sus reclamaciones y la juventud es la más llamada a dirigirlo en ese sentido, pero toda la reclamación debe de ser justa y lógica, no se puede alborotar las abejas con demandas que no respondan a la realidad socio-económica del país y es deber de todo joven rechazar a los demagogos, que deforman la democracia con propósitos inconfesables.