ALERTA. Faltaba el René del Risco compositor de canciones

ALERTA. Faltaba el René del Risco compositor de canciones

Juan Freddy Armando.

Hoy, mediodía del 12 de noviembre de 2019, mientras manejaba el vehículo para ir de mi oficina a casa, vi un coquero, y de inmediato mis papilas gustativas, los líquidos de mi sistema digestivo empezaron a subir y a presionar a mi mente para estimularle el deseo de tomarme un agua de coco. Y, como me dijo una vez una mujer “Un número que me gusta y un billetero que insiste, de seguro lo jugaré”. La mente ordenó a mis manos echar a un lado el vehículo y a los pies frenar para estacionarlo.
Al gusto maravilloso gusto del líquido interior del coco le agregué la idea de llevarle a mi ayudante hogareña la masa del coco, y pedirle que me hiciera uno de mis platos favoritos: chenchén. Compré uno y me tomé el agua y pedí que lo pelaran.
Mientras me tomaba el agua del coco, no sé por qué casualidad o causalidad, me vino a la mente la canción “Así, tan Sencillamente”, de René del Risco Bermúdez, y entonces y solo entonces tomé conciencia de que había escrito una serie de artículos sobre dos de los Renés (el poeta y el cuentista) y que había olvidado dos más: el compositor de canciones y el publicista.
Llegué a casa con tantas ganas de escribir ese artículo (o quizás una serie, porque eso no depende de mi voluntad, pues cuando empiezo a escribir, el tema se adueña de mí y decide si es uno, dos tres, en fin) que me comí rápidamente una sopa de vegetales con algas y ensalada. El impulso por escribir sobre el compositor fue tal que en vez de reposar, encendí mi laptop de modo que al terminar de almorzar ya hubiese subido, y empecé a escribir estas notas.

ALGUNAS DE SUS CANCIONES

René era multifacético: escritor, compositor, publicista, productor y conductor de programas de televisión y radio.
Llevaba el arte escritural en la sangre, ya que tenía antecedentes familiares literarios, por vía materna, pues su abuelo Federico Bermúdez fue el primer poeta social de nuestro país, y su hermosa madre, doña América Bermúdez fue una inteligente y culta mujer, autora de varios libros. Ella, en contraste con su hijo René, quien vivió solo 35 años, tuvo una larga vida: 102 años de edad.
Pero esos no son los temas de esta entrega, sino sus canciones. Así que, como decían los muchachos de mi pueblo, vamos a lo que vinimos. Entremos al tema. Escribió, entre otras piezas: “Una Primavera para el Mundo”,“Si nadie amara”, “Magia”, “La ciudad en mi corazón”, “Mira qué mundo”, “Matices”, “Así, tan sencillamente”.

DIFERENCIAS Y AFINIDADES ENTRE COMPOSITOR Y POETA

Veamos similitudes y disimilitudes entre compositor y poeta. Evidentemente, todo compositor de canciones con letras es un poeta, pero un poeta muy especial, pues debe poseer vocación y práctica para lo siguiente:
1. El sentido del ritmo para escoger unas sílabas, unos diptongos, sinalefas, etc., que suenen muy bien al oído.
2. Tacto melódico, lo que significa que los grupos musicales o compases que forman las palabras deben tener la suavidad que los haga funcional musicalmente. El maestro Solano explicaba un día la gran importancia de la N y la M como suavizadores de la melodía.
3. Dominio de los grupos sonoros, como son las cesuras, los hemistiquios, los acentos y su armonía unos con otros en el movimiento verbal.
4. Intuición del buen colorido sonoro, que se ejecuta tratando de no formar combinaciones muy ásperas, que hieran el oído y que le quiten a la pieza musical su gracia y naturalidad. Evidentemente, hay algunas músicas para las cuales esto no tiene tanta importancia. Digamos que el rock, el reguetón, el dembow y otros ritmos a los que son muy útiles las explosiones sonoras.
Con estas condiciones y manejos, el compositor puede lograr que letras que al verlas escritas no nos suscitan gran interés musical sí lo tengan por la manera en que se enhebran y combinan. Por ejemplo, Silvio Rodríguez, Joan Manuel Serrat, Sabina, Juan Luis Guerra, emplean en sus canciones muchas letras sin rima, pero sí con ritmo y medidas que les den vida sónica.

“ASÍ, TAN SENCILLAMENTE” Y “UNA PRIMAVERA PARA EL MUNDO”

Ahora, entro en un breve análisis de las canciones del vate petromacorisano. Empiezo con una que parece una sinfonía: “Una Primavera para el Mundo”, con música del eximio compositor y pianista Rafael Solano, e interpretada por primera vez y muchísimas veces más por el excelente cantante e investigador cultural Fernando Casado. Otra titulada “Así, tan sencillamente”, musicalizada por el maravilloso pianista y arreglista Jorge Taveras, la cual interpretó por primera vez la divina voz de Sonia Silvestre.
Para componer “Una primavera para el mundo”, René respondió a un reto en el que fueron muy necesarias sus condiciones y experiencias como creativo publicitario. Al maestro Rafael Solano se le ocurrió una pieza musical completa, pero sin letra. Se la llevó al poeta. Este respondió de inmediato al llamado, y le puso unas letras que mejor no podían ser, armonizadas maravillosamente con la música que el gran puertoplateño le había traído.
Para poder hacerlo, a mi juicio, jugó un importante papel su vocación y experiencia como creativo publicitario. Por estar acostumbrado a hacer creaciones dirigidas, pedidas, solicitadas por los mercadologos, el cliente y los ejecutivos de cuentas de las agencias publicitarias donde laboró.
El próximo domingo, continuaré el tema.

Publicaciones Relacionadas

Más leídas