Alex considera Pedro es el mejor pitcher en la historia

http://hoy.com.do/image/article/225/460x390/0/2CD0D4E6-2835-4D88-A1B4-1017E8E1241B.jpeg

El torpedero dominicano Alex Rodríguez es considerado por la mayoría de los críticos como el mejor pelotero de las mayores.

Y como pelotero, él sabe muy bien qué lanzadores son los más fuertes y dominantes del negocio.[tend]

En ese grupo, él encasilla al lanzador quisqueyano Pedro Martínez, quien de por vida ha dominado a Alex.

“Pedro es el mejor lanzador en la historia del juego”, declaró de manera tajante al solicitarle un comentario sobre el tres veces ganador del premio Cy Young.

“Pedro debería de ganar el Cy Young todos los años ya que es el mejor pitcher en la liga”, dijo.

Rodríguez habló sobre el siempre comentado séptimo partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, en el que Martínez permitió que se empatara la acción ante Nueva York.

“Yo lloré al ver ese séptimo juego y que le empataran el partido”, sostuvo Rodríguez.

Criticó el hecho de que en la pausa del séptimo episodio el cantante durara nueve minutos cantando “God Save America”.

“Que canten al final del partido hermano porque eso retrasa un juego y le hace daño al lanzador”, sostuvo.

[b]UN LICEISTA NETO[/b]

Aunque jugó para los Leones del Escogido en la pelota invernal de la República Dominicana, Rodríguez se considera un liceísta neto desde pequeño con su familia.

“En mi casa el Licey era una religión”, reveló el torpedero dominicano. “Desde mi mamá hasta todos mis familiares”.

Rodríguez relató que jugó con el Escogido ya que luego de haber firmado para los Marineros de Seattle, la organización que en aquel entonces tenía como scout en el país a Pintacora de los Santos, le pidió que fuera a jugar con un equipo conocido.

“Ellos querían que estuviera en un equipo con alguien conocido y por eso me enviaron allí”, sostuvo.

Consideró que todos los jugadores jóvenes deberían jugar en la pelota dominicana, ya que es la mejor de todos estos lares.

“Yo aprendí mucho por estos lados y siempre recuerdo lo que viví ese invierno”, recordó.