ALGO DE TODO

Elsa Ramirez

Una receta casera muy efectiva para quitar manchas de la piel es limpiar bien una hoja de sábila, extraer el gel de su interior y poner en un recipiente limpio. Echar el jugo de medio limón y ligar bien. Poner sobre el rostro, cuello y otras partes del cuerpo y dejar por 20 minutos. Enjaguar con agua templada.

El orégano es una planta aromática poseedora de buena cantidad de proteínas, vitaminas y minerales, principalmente B1, B2, B3 y B6 y minerales como calcio, potasio, hierro, zinc y fósforo. Además tiene ácido rosmarinico que provee beneficios a la salud. El orégano es un poderoso antioxidante, 42 veces más antioxidante que las manzanas. Ayuda a reforzar el sistema inmunológico y mantener bajo el colesterol, es bueno para las personas con hipertensión, para los huesos y es recomendable su consumo durante el embarazo. También facilita la asimilación de la insulina, cicatrización e heridas y facilita la digestión además de proteger el funcionamiento hepático. Ayuda a eliminar gases.

La palabra “siesta” se deriva del latín sex o seis. Los romanos contaban las horas a partir de la salida del sol, así que al mediodía, cuando el calor era más intenso, era, aproximadamente la hora sexta, por lo que se llamó “sextaen” latín ibérico, convirtiéndose más tarde en “siesta”, tiempo en que se almuerza y se echa luego un breve descanso, antes de continuar las actividades vespertinas.

Los chinos llamaban “yao” a lo que hoy conocemos como porcelana que proviene del italiano “pocellana”, un molusco de concha blanca y brillante, nombre adoptado por el viajante Marco Polo para describir el material que conoció en China donde ya se confeccionaba entre los siglos 7 y 10 durante la dinastía Tang. Los italianos descubrieron otra fórmula para elaborar la porcelana de consistencia más blanda pero de muy buen gusto.