ALGO DE TODO

31_10_2016 HOY_LUNES_311016_ El País2 A

La costumbre de tallar una calabaza e iluminarla con una vela en su interior para la celebración de Halloween tiene su origen en Irlanda y lleva como nombre “Jack O´Lantern” o “candil de Jack”. Desde siempre conocía las calabazas encendidas pero no fue hasta ahora que supe su significado y cómo se originó y lo comparto con ustedes:
La leyenda dice que un irlandés muy tacaño llamado Jack engañó al diablo en varias ocasiones, primero convirtiéndolo en moneda para pagar al tabernero, metiéndolo junto a un crucifijo en su cartera, así que quedó secuestrado. Para liberarlo lo chantajeó con que no se apoderaría de él en 10 años y el diablo aceptó. Pasados los 10 años el diablo fue a buscarlo y Jack le pidió que antes de que se fueran le diera una manzana que colgaba en lo alto de un árbol y el diablo accedió, pero antes de bajar del árbol, Jack rápidamente talló una cruz en el tronco dejando de nuevo al diablo atrapado y para liberarlo le hizo prometer que nunca se llevaría su alma cuando muriera.
Cuando Jack falleció e intentó entrar al infierno porque Dios no lo aceptó en el cielo, el diablo no lo aceptó cumpliendo su palabra, así que lo devolvió, pero antes de Jack partir, el diablo le dio un carbón encendido para que se iluminara en el camino oscuro y Jack lo colocó dentro de un nabo para que no se apagara con el viento, así quedó Jack vagando por el mundo.
Los celtas ahuecaban nabos y ponían carbón encendido dentro de ellos para colocarlos en las tumbas con el objetivo de iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus difuntos. Otros decían que los protegían de los malos espíritus. Con la llegada de los irlandeses a América, siguieron la costumbre pero con calabazas que eran más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos.
La palabra “bruja” en inglés, “witch”, deriva del viejo término sajón “wicca, o “sabio”. Se pensaba que tenían mucha sabiduría.