Algo de todo

Elsa Ramirez

Algunos historiadores dicen que los antiguos egipcios ya hacían uso del tornillo. El primer registro que se tiene acerca de su invención se remonta a los años 430 a 360 antes de Cristo, cuando el griego Arquitas de Tarento propuso su uso, también inventó la polea. Años después Arquímedes perfeccionó el tornillo e inventó el torno y un “tornillo sin fin”, el cual se usó para trasladar agua a superficies más altas.
Realmente el cielo no es de ningún color, sino que lo vemos de color azul por el efecto de los rayos de luz del sol al atravesar la atmósfera y chocar con las partículas de ozono, polvo y agua en suspensión.
El mar refleja el color azul del cielo y por eso por la noche el mar se ve casi negro.
La plata no se oxida, no reacciona con el oxígeno del aire, pero si se oscurece porque reacciona con el azufre que se encuentra en la atmósfera con la forma de sulfuro de hidrógeno. La plata al reaccionar con el azufre, se forma sulfuro de plata, que empaña y oscurece la plata que con el tiempo se va ennegreciendo, además el sol y el calor agilizan el proceso ya que la temperatura facilita la reacción.
Para limpiar la plata de manera casera, cubra el interior de un recipiente hondo con papel de aluminio, vierta sobre el un vaso de agua caliente y una cucharada de sal. Introduzca el artículo de plata y déjelo en remojo por un rato. El agua salada desprende las partículas adheridas a la plata y el papel de aluminio ejerce un efecto magnético para atraer esas partículas hacia el fondo del recipiente.. Luego frotamos un poco para secar y recuperar su brillo.
El nombre de café capuchino, debe su nombre a la similitud de color y capucha utilizada por los monjes de la orden religiosa capuchinos fundada por Ludovico Fossombrone en el siglo XVI, y el tope de espuma de leche que lleva el café.