Algunos trucos para limpiar cristales

30_03_2016 HOY_MIERCOLES_300316_ ¡Vivir!3 C

Limpiar los cristales y espejos de la casa siempre ha sido una tarea un tanto molesta, ya que muchas veces te pasas un largo rato tratando de dejar esas superficies completamente aseadas, pero después te das cuenta de que el trabajo no ha sido tan efectivo.Cómo limpiar vidrios. Contrario a lo que se piensa, para lustrar los cristales y

darles brillo no siempre será necesario gastar mucho dinero en productos químicos, puesto que tu misma puedes hacer de forma natural los limpiadores de cristales.
Veamos algunas alternativas.

1. Diluir el vinagre blanco en agua (1 parte de vinagre por 5 de agua) y utilizar un paño sin pelusa o aún mejor, un periódico arrugado para limpiar la suciedad. Seguramente la mezcla te parezca extraña pero es un método casero para limpiar cristales y ventanas, y con los espejos también funciona.

2. Utiliza una botella con atomizador llena de agua y añádele una toque de detergente líquido para que pueda eliminar las manchas con mayor eficacia y rapidez. Frota con una esponja hasta que se haya quitado toda la suciedad de los espejos, cristales o ventanas.

Luego, enjuaga la esponja y vuélvela a pasar hasta que no haya rastro de detergente. Para terminar, utiliza un paño seco sin pelusas (o un papel periódico arrugado) para secar y darle brillo a la superficie.

3. Para limpiar los cristales engrasados. Coloca una cucharadita de lavavajillas en dos litros de agua templada y remueve para mezclar. Humedece la esponja en ésta solución y comienza a frotar el vidrio, volviendo a humedecerla cada vez que lo consideres necesario.

Cuando hayas cubierto toda la superficie, toma la escobilla de goma y desde la zona superior de la ventana comienza a bajar hasta llegar al borde inferior de la misma. Hazlo de modo firme y parejo para evitar que queden rayas sobre el vidrio.
Una vez que hayas finalizado, toma el paño de microfibra y seca bien los bordes para quitar la humedad.

4. El amoniaco será uno de los mejores productos que podrás usar para limpiar tus cristales, ventanas y espejos.

Y es que este producto cuenta con un gran efecto desengrasante y limpiador, con el que conseguirás unos resultados sorprendentes. De esta forma, deberás reducir el amoniaco con un poco de agua (siempre con mucha precaución, ya que es un producto abrasivo).

5. Otro truco para retirar la suciedad de los cristales es diluir almidón (una cucharadita de café) en medio litro de agua caliente y, a continuación, extiende esta mezcla sobre el cristal ayudándote de una esponja. El papel periódico sirve para darle brillo al cristal.