Alianza Mamey por la Cultura

En Santiago tejemos una concurrencia mamey por la cultura. Una alianza naranja para articular artistas, creativos, empresarios, gobierno, organizaciones, legisladores, regidores y ciudadanía que implante la Agenda de Cultura para el Desarrollo. Lo sabemos, “mamey” es el color de Santiago, de sus artes visuales y escénicas, sus merengues, sones y bachatas. Somos el color de la sonrisa dominicana; ciudad de progreso en la que el mangú es dulzura y siempre “la magia está en el corazón”.

El naranja es el color de emociones positivas, aporta seguridad, facilidad y comprensión de lo diverso. Mamey estimula la mente, renueva ilusiones y provoca gozo. Una alianza naranja promueve que la diversión, sociabilidad y alegría se alineen en la dirección de asegurar la creación de empleos y distribución de la riqueza.

La Agenda de Cultura para el Desarrollo como proyecto impulsado por el Consejo Estratégico, el Centro León y CIDEU) con auspicios del FONPER, pretende colocar en una dirección, toda la capacidad de gestión y animación sociocultural de este territorio fortalecida y expresada en una industria creativa cuyos bienes se exponen en los espacios públicos de Santiago.

P. Buitrago en Economía Naranja, Oportunidad Infinita, inicia con Balzac “No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su momento”. Según UNCTAD del 2002-2011, las exportaciones de bienes y servicios culturales del mundo aumentaron 134%.

Las industrias creativas, negocios del ocio, empresas de entretenimiento, corporaciones de derecho de autor y compañías creativas son el sector de mayor crecimiento en este siglo XXI. Está demostrado que mientras los chinos hace 30 años invierten en la Represa de las Tres Gargantas, US$ 25 mil millones, en New York los 10 conciertos más importantes de Broadway generan un valor monetario de 26 mil millones.

Santiago impulsa un pacto social que articule todo el sector en un verdadero Consejo de Cultura con artistas y gestores, Ministerio de Cultura, sociedad civil y Ayuntamiento. Un consejo dotado de Asamblea con cientos de entidades, organizado innovadoramente de acuerdo a la leyes, especialmente la 122-05 de ONGs.

Esta alianza Mamey implica institucionalidad y gobernabilidad. Institucionalidad pues debe crearse un órgano descentralizado con capacidad de recursos propios, apoyado en las finanzas públicas y también en donaciones privadas. Con presidencia, dirección y un plan operativo anual. Con proyectos estructurantes y acciones de victoria rápida (AVIR) a impulsar con animaciones socioculturales concretas que se canalizan en verdaderas industrias creativas y se expresan en espacios públicos rediseñados y equipados para la buena perfomancia.

También es clave la gobernabilidad, porque la alianza no es para imponer sino para consultar, no es para decidir sino para facilitar, no es para mandar sino para coordinar, no es para tutelar sino para promover. Una coalición mamey que impulse la Economía Naranja, que facilite las industrias de la imaginación, genere impacto y genere miles de empleos.