Amarante se queja de Paraisson; el Ejército investigará denuncia

POR FIOR GIL
El director de Migración, Carlos Amarante Baret, consideró ayer que el ex cónsul de Haití, Edwin Paraisson, hizo “imputaciones calumniosas” contra funcionarios de esa dependencia y del Ejército al afirmar que son parte de una mafia que trae mujeres y niños haitianos a mendigar.

En tanto, el jefe del Ejército, mayor general José Ricardo Estrella Fernández, dijo que instruyó a su división de Inteligencia, conocida como G-2, para que investigue la denuncia de Paraisson.

Advirtió que no tolerará que miembros del Ejército cometan extorsión contra las personas.

Amarante Baret, en cambio, calificó de “irresponsable y mentiroso” a Paraisson.

Amarante Baret dijo que este tipo de declaraciones es parte de una línea que tienen políticos haitianos para hacer campañas desde el país, pero estimó que República Dominicana no es el mejor escenario para ellos hacer política sino que deben trasladarse a Haití “que es el mejor escenario” para ganar adeptos.

“Esto  no es más que un acto de irresponsabilidad de este señor que sin aportar nombres específicos pretende manchar con esta denuncia mentirosa a la dirección de Migración y al Ejercito”, dijo Amarante  Baret.

Informó que Migración y el Ejército trabajan desde hace  meses para controlar la inmigración irregular.

Considero la denuncia  de Paraisson como “infortunada e infeliz” que además revela cómo haitianos abusan de la hospitalidad del país “que viene desde hace muchos años soportando en términos económicos, sociales y de salud a una parte importante de la población haitiana”.

Paraisson dijo el domingo pasado que una red de bandas dominico-haitianas en contubernio con autoridades de Migración y militares traen mujeres haitianas con niños en brazos para ponerlos a mendigar en las avenidas de Santiago y Santo Domingo.

Manifestó que en ocasiones Migración recibe denuncias del  consulado haitiano y  de inmediato les da respuesta.

Asimismo, informó que a través del departamento de Investigación y la Policía coordinaron en enero y en febrero pasado un operativo de inteligencia para darle seguimiento a las mujeres y los niños haitianos que pululan en Santo Domingo y de Santiago mendigando y se les está repatriando, pero siempre reaparecen.

Dijo que algunas de las mujeres haitianas provienen de San Pedro de Macorís, pero otros se alojan en barrios como Los Alcarrizos y de acuerdo con las investigaciones son enviadas  mendigar por sus maridos.

Dijo que además se trata de la explotación de niños que se utilizan para pedir, una actividad ilegal e insensible que se ha estado combatiendo tanto en Santo Domingo como en Santiago.

Indicó que se ha determinado también que esas haitianas y sus maridos están en el país de manera irregular.

En otro orden, Amarante Baret,  afirmó que las repatriaciones son un derecho de la República Dominicana y se hacen cuando son necesarias.