Amarillo, el color del verano

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/A6572F9D-763D-4F63-9F77-E705B49145CE.jpeg

Aunque al amarillo casi siempre se le han atribuido calificativos negativos los diseñadores no son de la misma opinión y lo utilizan tanto para la ropa deportiva como para los vestidos más glamourosos

El amarillo se convierte en la temporada estival de 2007 en el color protagonista por excelencia. Sus virtudes: favorece, rejuvenece y levanta el bronceado, además es lo más “in”. Tiñe desde bikinis, hasta sandalias, pantalones y vestidos. Combinado con verde eres refrescante, con dorado sofisticada y con rosa una Lolita.

Y es que aunque al color amarillo casi siempre se le han atribuido calificativos negativos, para algunos es poco elegante, para los supersticiosos se trata del color prohibido y para otros un color imposible de combinar, los diseñadores no son de la misma opinión y lo utilizan tanto para la ropa deportiva como para los vestidos más glamourosos.

Para un “look” de día

Los vestiditos de inspiración infantil, plagados de nidos de abeja en la pechera, mangas farol, armaduras y las faldas tableadas eligen el “amarillo pollito” y se combinan con otros colores en la gama de los pastel, ya sea rosa, azul o morado.

El estilismo es perfecto para tomar un helado en las tardes primaverales, bajar a la playa o incluso ir al cine, sin embargo se trata de un “look” de día y mejor para las mujeres que no rebasen los treinta.

Aunque para algunas puede resultar ñoño, los creadores abogan por una mujer que semeje ser durante unas horas una niña, a la que sólo le falta una paleta y dos coletas.

Para aderezar el conjunto puedes adornar tus bolsos de coquetos estampados florales y utilizar “gadgets” que te recuerden a tu época de jardín de infancia.

Sporty chic

Las más sobrias desecharán esta parte de la tendencia y se quedarán con un “look” más minimalista y sencillo en el que la clave reside en dotar al conjunto general de un aire deportivo.

Los anuncios de la línea más sport ( Polo Sport) del diseñador estadounidense Ralph Lauren son un buen ejemplo de la idea general que quieres conseguir.

Para transmitir ese halo de mujer sana y deportista, cuidarás que tu piel esté hidratada y bronceada, el pelo cuidado y preferirás las prendas de lycra y los pantalones tipo legging, por supuesto la parte de arriba será amarilla.

Así también puedes elegir unos zapatos en oro o bronce, para conferir un toque de sofisticación a un estilismo que te erigirá como la más moderna.

Es muy importante que huyas de la combinación negro amarillo, pues conseguirías confundir al personal con tu atuendo de la abeja maya, y entonces lo trendy pasa a ser ridículo. No obstante, sí podrás mezclarlo con azul marino, rosa fucsia, naranjas y verde lima, combinaciones que te convertirán en una macedonia frutal de lo más favorecida.

Moderna y muy Warhol de noche

Olvídate de los prejuicios  e incluye en el armario el color que peor ha sido tratado a lo largo de la historia de la moda: el amarillo.

En cuanto a la noche y aunque parezca imposible, también se llena de amarillo, aunque se combina con blanco, dorado, bronce y plata. En toda su gama, el amarillo resalta tus facciones, te rejuvenece y marca tus formas más sensuales. En el caso de las fiestas querrás tener un aire futurista, como el que propugnaban Courreges o Rabanne allá por los sesenta. Ahumarás tus ojos y trajes en gasas amarillas se mezclarán con complementos del color del lujo, el oro.

Aunque también se pueden mezclar con plata y bronce. Con el blanco el amarillo adquiere tintes sesenteros, por lo que tu labor será emular a Twiggy, la musa de la época.

Fíjate en Sienna Millar en Factory Girl, el estilista del filme capta la esencia que te narramos. Moderna, estilosa y muy Warhol.

Las joyas que mejor le van son los brillantes y las esmeraldas. Los corales son también una buena opción. Olvídate de tus prejuicios anteriores e incluye en tu armario uno de los colores que mejor sientan y peor tratados han sido a lo largo de la historia de la moda. EFE/ Reportajes