América Latina encabeza liga mundial de remesas

Los latinoamericanos que trabajan en el extranjero enviaron más dinero a sus familias que el que recibió la región en inversión extranjera y apoyo oficial en su conjunto, de acuerdo con un informe que se publicará este fin de semana por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Las remesas alcanzaron US$38 millardos en 2003, comparado con US$32 millardos en 2002, lo que hace de América Latina y el Caribe el mayor mercado de remesas de más rápido crecimiento en el mundo.

“El crecimiento explosivo en las remesas de América Latina y el Caribe refleja un mercado laboral plenamente integrado dentro del hemisferio occidental, y más allá”, dijo Donald Terry, quien administra el fondo de inversiones multilaterales del BID.

“las economías de los países desarrollados necesitan de las capacidades, del sudor y la dedicación de los trabajadores de la región, que a su vez, no está generando suficiente empleos e ingresos para su propia población”.

El señor Terry dijo que el incremento es atribuible en parte al mejor control de los bancos centrales, pero añadió que esperaba que el crecimiento continúe.

El aumento está ayudando a compensar un descenso en la inversión extranjera, y la ayuda multi y bilateral. Las inversiones netas en acciones cayeron de US$34.5 millardos en 2002 a US$23.5 millardos en 2003, mientras que el apoyo neto de los gobiernos e instituciones multilaterales cayeron de US$7,4 millardos en 2002 a US$3 millardos el año pasado. Aunque la inversión aumentará a US$28,4 millardos en 2004, las instituciones financieras internacionales se espera que reciban US$27 millardos este año, lo que significa que la recepción de todos los flujos oficiales se espera que se tornen negativas.

Las remesas individuales, por lo general oscilan entre US$200 y US$300 por mes, mientras que la mayor parte de los 150 millones de transacciones se producen fuera del sistema financiero.

El impacto macroeconómico es importante. De acuerdo con el informe del BID, México es el mayor receptor individual de remesas con un total de US$13,7 millardos, pero los flujos representan no menos de 10% del producto interno bruto en seis países más pequeños que tradicionalmente han exportado mano de obra hacia Estados Unidos -El Salvador, Jamaica, Guyana, Haití República dominicana y Nicaragua- donde casi siempre exceden los ingresos que generan las mayores exportaciones. En total, cerca de 18 millones de familias y más de 50 millones de personas son mantenidos por las remeses, estima el BID.

En la reunión anual del BID en Lima este fin de semana, 22 instituciones, incluyendo un número de bancos y organizaciones financieras, se espera que acuerden los mejores principios prácticos diseñados para mejorar el marco regulador e institucional, e incrementar la competencia para bajar los costos de la transacción.

Durante los últimos cinco años, la creciente competencia entre las instituciones financieras ha ayudado a reducir el costo del envío de remesas de un promedio de más de 15% a menos de 8%. Pero el señor Terry dijo que los costos todavía están muy elevados, particularmente “en una era de transferencia electrónica de fondos”, y el BID intenta reducirlos en otro 50% para el 2010.