Amnistía: policía rusa tortura detenidos

http://hoy.com.do/image/article/330/460x390/0/6D955800-15A1-47CC-BD52-7972ACB9BD69.jpeg

Londres (EFE).- La Policía rusa recurre a distintos métodos de tortura para arrancar “confesiones” a los detenidos, denunció ayer Amnistía Internacional (AI) en un comunicado.

Entre esos métodos, AI cita los golpes con botellas llenas de agua, porras y barras, los amagos de ahogamiento, los electrochoques aplicados a distintas partes del cuerpo o la sujeción de las extremidades de los presos a mesas de metal para someterlos a violaciones.

Según AI, Rusia viola con esas prácticas brutales, “extendidas a todo el país”, sus obligaciones tanto nacionales como internacionales de respeto de los derechos humanos.

“Pese a que la legislación internacional en materia de derechos humanos prohíbe todo tipo de torturas y malos tratos en cualquier momento y cualesquiera circunstancias, los funcionarios de la Policía torturan en centros de detención de todo el país”, denuncia Nicola Duckworth, directora para Europa de AI.

En 2005, diversas organizaciones no gubernamentales rusas documentaron, presentando documentos médicos, “más de cien casos de tortura tan sólo en once de las 89 regiones rusas, sin incluir el norte del Cáucaso, donde la prevalencia de las torturas es mucho mayor”, señala AI.

De acuerdo con esa organización humanitaria, los policías rusos, “mal pagados y mal entrenados, están también deficientemente equipados para hacer frente al elevado nivel de criminalidad en la Federación Rusa”.

“La mejor manera de medrar que tiene un policía es ‘resolver’ el mayor número posible de crímenes y, en muchos casos, la forma que tienen de hacerlo es arrancar una supuesta confesión a un detenido”, denuncia AI.