Amueblar con imaginación

http://hoy.com.do/image/article/208/460x390/0/6CAA71D3-B2DD-46A9-A6F7-527AF69BDD27.jpeg

El reciclaje de muebles es una buena opción para ahorrar dinero, sobre todo si somos capaces de hacerlo con nuestras propias manos. Si no somos hábiles con las manos por naturaleza, siempre podemos apuntarnos a un buen curso de manualidades y poner en práctica con los muebles de nuestra casa las enseñanzas que aprendamos.

Obviamente es necesario poseer cierta destreza manual y gusto por el trabajo de la madera.

De lo que se trata es de tener una base de conocimientos suficientes para acometer nuestras propias reformas o retoques en los muebles antiguos que poseamos.

Deberemos comprar los materiales esenciales. Con un banco de trabajo, herramientas de ebanistería, tapicería y marquetería, y materiales como tintes, barnices, lijas… ya estaremos en condiciones de recuperar muebles cuyo precio de mercado tal vez sería prohibitivo para nuestro bolsillo.

[b]Reciclaje[/b]

La compra de muebles usados es una alternativa para hacerse con piezas de calidad que después pueden ser mandadas a reparar y retapizar.

No es necesario un gran desembolso económico para amueblar nuestro hogar. La imaginación es nuestro mejor aliado para optimizar la compra de muebles y adecuarlos a nuestro espacio vital.

La creatividad y el gusto propio nos ayudarán a estar cómodos en un ambiente creado por nosotros mismos.

Los muebles de segunda mano son una elección adecuada si deseamos ahorrar. Se pueden conseguir piezas de calidad en los establecimientos dedicados a esta actividad.

En ocasiones será necesario arreglarlos o tapizarlos con lo que podremos elegir colores, texturas, etc. Si buscamos muebles elegantes y “para toda la vida” es probable que tengamos que esperar bastante antes de poder adquirirlos. Como contrapartida los precios serán sensiblemente más económicos que si los compramos en un establecimiento de primera mano.

El mimbre y la caña son materiales que provocan una sensación de calidez y alegría muy propia si optamos por dar un aire desenfadado a nuestro hogar.