Análisis de ADN descubre nivel de fraude en alimentos

http://hoy.com.do/image/article/479/460x390/0/9A9CFB94-3B90-4EEE-8FEC-C08E3938DD9B.jpeg

Toronto (Canadá).  EFE.  Un par de estudiantes de Nueva York y un inocente proyecto científico han puesto de manifiesto el nivel de fraude que existe en la industria alimentaria en Estados Unidos al descubrir que muchos productos no contienen los componentes indicados en sus etiquetas.

A principios de año, Brenda Tan y Matt Cost, dos estudiantes de 17 y 18 años respectivamente del Trinity School de Manhattan, se embarcaron en un proyecto con la ayuda de la Universidad Rockefeller y el Museo de Historia Natural de Estados Unidos para analizar el ADN de muestras recogidas en sus viviendas.

La idea era utilizar una nueva técnica que permite analizar de forma rápida y barata el ADN de plantas y animales, denominada “código de barras genético” e iniciada en la Universidad de Guelph (Canadá), para explorar su uso en actividades cotidianas.  Los resultados del experimento han asombrado a los científicos, según reconoció a Efe Mark Stoeckle, del Programa de Medio Ambiente Humano de la Universidad Rockefeller. Para empezar, los dos estudiantes descubrieron que incluso en la meca de la vida urbana que es Manhattan están rodeados de un auténtico zoo, al recuperar ADN de 95 diferentes especies animales, incluida una especie desconocida hasta ahora de cucaracha.

Pero quizás el descubrimiento más relevante fue que de 66 productos alimentarios comprados en establecimientos locales, 11 no contenían lo que señalaban sus etiquetas.   

El caso más sangrante fue el de un caro queso que supuestamente estaba producido con leche de oveja y que en realidad contenía leche de vaca, lo que constituye no sólo un fraude alimentario sino también un grave riesgo para la salud de aquellas personas que padecen alergias.