ANÁLISIS DE LOS CANDIDATOS:
La tasa de rechazo de Danilo Medina

http://hoy.com.do/image/article/673/460x390/0/9A1F604C-984A-49A0-A6FA-D958AD12E212.jpeg

La jefatura de la campaña de Danilo Medina objeta los resultados de la Gallup porque todas las encuestas anteriores le atribuían superar a Hipólito Mejía. Pero la Gallup bien puede ser motivo de gozo, ya que refleja que Medina no camina, sino que corre velozmente. Frente a un Mejía varado en la misma parada, Medina podría aplicar el refrán que dice que “no van lejos los de adelante si los de atrás corren bien”.

El buen posicionamiento de Medina puede relacionarse con que Mejía lo supera en un 21% en tasa de rechazo a nivel nacional: la encuesta Gallup halló que los electores que “en ningún caso” votarían por Mejía son el 36.5% (porcentaje que sube al 39.8% de rechazo en el Sur), versus el 28.8% de Medina (cuya mayor tasa de rechazo está en el Este con 34.8%).

Mientras según la Gallup ambos candidatos tienen tasas de rechazo similares entre los hombres, los datos son peores para Mejía cuando se analiza el segmento de las mujeres: el candidato perredeísta tiene en estas un rechazo de 40.8% versus el 24.5% de Medina.

Ahora bien, aunque Medina tiene detenido a Mejía, según la Gallup, este no ha retrocedido en tres meses, indicador de la dureza tradicional del voto perredeísta. El análisis de los techos electorales refleja que las posibilidades de crecimiento de Mejía son prácticamente nulas, pero tiene un voto duro. Podemos asociar esa dureza del votante opositor con las razones de su simpatía por Mejía: el mayor porcentaje cree que este “traería los cambios que el país necesita (38.7%)”. Así que para el PLD conquistar o ablandar parte de esos electores, tendría que implementar planes acordes a las expectativas de cambio social de ese amplio segmento insatisfecho del país.

Si según la Gallup Hipólito Mejía no ha bajado su tasa de preferencia, ¿de dónde está comiendo Danilo Medina? Es claro que poco de los perredeístas; empero, el crecimiento que le atribuye la encuesta es auspicioso. Medina crece, primero, entre peledeístas disgustados, que estaban en el 13% de los indecisos de agosto, lo que significa que habiendo crecido un 9.1%, puede crecer más en ese nicho; también entre los jóvenes, que tienen la menor firmeza en su preferencia (65%), y entre las mujeres, donde la tasa de rechazo de Mejía es mucho más alta.

Hipólito Mejía bien podría sentirse contento con los resultados de la Gallup: de las encuestas recientes es la única en que todavía aparece puntero, cosa que los dirigentes peledeístas desmienten. Como sea, queda claro que Medina ha acortado la distancia asombrosamente, y a la velocidad que va, con un crecimiento promedio de 3% mensual, apunta a que la alegría de Mejía dure poco: a que esta sea la última encuesta en que sale arriba, y que el 20 de mayo los resultados confirmen lo visto hasta ahora: que el 47.9% es su techo. El resto será historia.

EL AUTOR ES POLITÓLOGO.