Análisis deportivo

Lo que en el pasado era un punto fuerte a destacar de los peloteros dominicanos en las Grandes Ligas se ha convertido en algo que más que nada, da pena.

El pitcheo abridor que antes era representado por figuras como Pedro Martínez y Bartolo Colón, que en sus momentos ganaron premios Cy Young, no ha encontrado el relevo generacional que se esperaba surgiera.

Nombres jóvenes como los de Francisco Liriano, Ervin Santana, Ubaldo Jiménez y Fausto Carmona dejan mucho que desear,  en vez de cumplir con las proyecciones que se tenían de ellos.

Hoy, Liriano ha perdido velocidad y confianza en sus lanzamientos y presenta un horrendo 2-7 y 6.60 de efectividad.

Santana no ha ganado (0-2) y luego de los palos que cedió ayer tiene efectividad de 9.50.

Carmona no se queda muy lejos y su 2-5 con 6.60 de efectividad está totalmente divorciado de aquel pitcher que ganó 19 partidos con Cleveland hace dos