Analistas creen Hillary Clinton fue preparada al debate; Trump fue Trump

HEMPSTEAD, NY - SEPTEMBER 26: Democratic presidential nominee Hillary Clinton speaks during the Presidential Debate at Hofstra University on September 26, 2016 in Hempstead, New York. The first of four debates for the 2016 Election, three Presidential and one Vice Presidential, is moderated by NBC's Lester Holt.   Drew Angerer/Getty Images/AFP
== FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==
HEMPSTEAD, NY - SEPTEMBER 26: Democratic presidential nominee Hillary Clinton speaks during the Presidential Debate at Hofstra University on September 26, 2016 in Hempstead, New York. The first of four debates for the 2016 Election, three Presidential and one Vice Presidential, is moderated by NBC's Lester Holt. Drew Angerer/Getty Images/AFP == FOR NEWSPAPERS, INTERNET, TELCOS & TELEVISION USE ONLY ==

WASHINGTON. Ella estuvo en su mejor momento y él no estuvo en el peor. Tras semanas de expectación, los 90 minutos de encendido enfrentamiento entre la demócrata Hillary Clinton y el republicano Donald Trump el lunes probablemente no decantó a muchos votantes indecisos.

Si Clinton quería empujar a su rival, conocido por su carácter impredecible, a un momento descalificatorio, no alcanzó su objetivo. Si Trump buscaba mostrar a Estados Unidos — especialmente a las mujeres — que ha completado su transformación de personaje caricaturesco de la cultura pop a un líder digno de ocupar la Oficina Oval, todavía tiene un largo camino por delante. Pero en un debate lleno intercambios duros y en ocasiones personales entre los dos aspirantes a ocupar la Casa Blanca, los dos demostraron claramente cómo llegaron hasta aquí. Clinton estuvo educada, preparada y orgullosa de ello — una Hermione Granger tras el atril. Tenía respuestas aguas y ensayadas, especialmente las referidas a su servidor de correo electrónico privado que ha empañado su candidatura durante meses.

Se mostró calmada, incluso cuando era atacada, y se burló elegantemente del hombre al que llamó “Donald”. “Creo que Donald me criticó por prepararme para este debate. Y sí, lo hice”, dijo Clinton. “¿Y saben para qué más me prepare? Me preparé para ser presidenta, y eso es algo bueno”. Trump se dirigió a su rival como “Secretaria Clinton” — pidiéndole incluso su aprobación para el sobrenombre — pero finalizó dirigiéndose a ella como “Hillary”.

La atención que puso en su título fue un recordatorio a los votantes de que su objetivo es ganar. Las mujeres, especialmente las blancas con educación universitaria, son la clave para que Trump recupere el impulso para una reacción final que dure hasta el 8 de noviembre, cuando se celebrarán los comicios. El empresario, de 70 años, ha enfrentado problemas para convencer a las mujeres, incluso a las que tienen dudas sobre la primera mujer presidenta, de que respalden su propuesta, gracias en parte a sus actuaciones en debates anteriores, en los que criticó a la moderadora Megyn Kelly o a su rival Carly Fiorina.

Trump evitó otro protagonizar un nuevo momento embarazoso el lunes, pero era complicado apreciar su trabajo para suavizar su imagen. Interrumpió repetidamente y de forma agresiva a Clinton para cambiar o negar sus afirmaciones, en ocasiones hablando por encima de ella. A la petición del moderador, Lester Holt, para explicar un comentario previo acerca de que Clinton no tiene un “aspecto presidencial”, Trump simplemente repitió el comentario.