Andalucía en el Caribe

http://hoy.com.do/image/article/303/460x390/0/209FBE6B-D2C7-4DB1-82B9-5AD4950B39B7.jpeg

POR INGRIS LEYBA
CASA DE CAMPO, La Romana.-
El cálido ambiente de la noche se llenó de ritmos sevillanos y del colorido de los trajes tradicionales ceñidos al cuerpo, así como de la alegría y el entusiasmo de los asistentes a las majestuosas instalaciones de Altos Chavón, donde fue inaugurada por primera vez la Feria de Andalucía en el Caribe, establecida hace más de un siglo por la Reina Isabel II de España.

La feria inaugurada el pasado jueves en Altos de Chavón, con  la presencia del presidente Leonel Fernández y la primera dama, Margarita Cedeño de Fernández, concluyó ayer domingo.

La apertura fue formalizada con el encendido del “alumbrao”, un tendido de más 30.000 luces y farolillos que adornan el paseo central del recinto, a cargo del presidente Leonel Fernández, que fue sellado con un tradicional brindis de una bebida de manzanilla, bajo un cielo destellado por los fuegos artificiales.    

Concebido en su origen como un espacio de venta de ganado, la feria reunió un público heterogéneo compuesto por representantes de diversos sectores y países, entre ellos el embajador de Estados Unidos y su esposa Hans y Marie Hertell; de España, María Almudena Masarraza Albear; la presentadora de televisión Bárbara Bermudo; el presidente de la franquicia Miss Venezuela, Osmel Sousa; el gobernador de Puerto Rico, Aníbal Acevedo Vilá; los empresarios Manuel Alejandro Grullón, Roberto Weill, presidente de la feria; José Alfredo Corripio, Juan José Arteaga y Francisco Nader, así como los diseñadores de modas Hipólito Peña e Isabel Vera.

El discurso central del acto inaugural de la feria, que será celebrado cada año en Casa de Campo, estuvo a cargo del presidente del Consejo Directivo del Central Romana, Alfonso Fanjul, mientras que la bendición la dio el padre Víctor García, de la parroquia de Altos de Chavón.

El programa inaugural incluyó además, un reconocimiento al empresario José Luis Corripio Estrada por ser un digno representante de la colonia española en República Dominicana, a través de toda una vida ejemplar de laboriosidad y destacada contribución, entrega hecha por el presidente Leonel Fernández a José Alfredo Corripio Alonso, quien dio las gracias en nombre de la familia.

 Algunas de las damas presentes, entre ellas Margarita Cedeño de Fernández, Melba Segura de Grullón y Lian Banjul, lucieron  vestidos flamencos o de gitanas. Algunos de lunares, otros lisos, con encajes y tiras bordadas, que complementaron con  pañoletas,  adornos de pelo (flores, peinetas), grandes pendientes, pulseras, collares…

Mientras que los caballeros en su mayoría optaron por despojarse de los trajes formales, para disfrutar de la comodidad de una guayabera en tonalidades claras. 

En la zona delimitada para la actividad, planteada a modo de una ciudad de pequeñas dimensiones y entre 42 casetas instaladas para promocionar la cultura y la gastronomía española, se vivió una experiencia gratificante, a través del baile, las tertulias, los paseos a caballo y la pasión por los vinos, manifestaciones que son más que un claro testimonio de las relaciones fraternales que unen a España y a la República Dominicana.