Ángela Carrasco se dedica a ayudar dominicanos

http://hoy.com.do/image/article/52/460x390/0/7ADAC351-94BA-4739-B5E5-712ED26C1160.jpeg

POR REYES GUZMÁN
MADRID.- La cantante y artista dominicana Ángela Carrasco se preocupa por la imagen de los dominicanos en España y hace labor para presentar la mejor cara, por lo que le pide a sus compatriotas unirse sin pensar en líneas políticas. En reuniones con el presidente Leonel Fernández le ha expresado su disposición de poner su granito de arena en la nueva iniciativa, porque cree que merecemos una mejor imagen.

“Pienso que además de promocionar el país como el de hermosas mujeres, las playas más bonitas y el ron más sabroso, se puede hacer una campaña en la que se proyecte que somos gente que podemos echar hacía adelante sin violencia, sin abusos y sin acabar con los turistas.

Tenemos que limpiar esa imagen. Estoy con todos los que quieren levantar la mejor cara del país, no con fotos bonitas, sino con hechos”.

Tiene en proyecto hacer escuelas y lo hará con la ayuda de instituciones y gente que desea ver lo palpable y no simplemente anuncios. A Carrasco le preocupa el aspecto cultural, por lo que también labora en un proyecto que lo considera divino. Junto a la Embajada Dominicana en Madrid desarrolla un amplio programa que será de grandes beneficios para todos.

En el aspecto artístico incursiona en el teatro y tiene papel protagónico en la comedia “La pereza”. Hace de una mujer de un hombre que cumple con todo, pero que una mañana le dice que no piensa ir a trabajar, lo que arma revuelo en la casa y fuera de ella.

“Vamos por toda España y en Madrid estaremos a principios de enero de 2006, porque es bastante lo que encierra la agenda . Lo importante de todo es que me han dado la noticia de que han elegido la obra para presentarla en el Festival Internacional de San Sebastián, donde se montan más de 200 obras para ver cuál seleccionan. Estoy feliz porque la presentarán dos días en ese gran evento”.

Ángela Carrasco piensa que es un logro en su carrera actuar en una obra que podrá ser vista en el Festival San Sebastián.

España es el centro de residencia de la artista dominicana, quien no piensa abandonar el canto por el teatro, sino hacer ambas labores para llegar a un mayor público. Ahora lo que le gusta es hacer conciertos en teatros y no tanto en casinos ni otros escenarios. Y es que se encamina a otro tipo de presentación, en la que está más cerca del público.

“Lo acústico me atrae más que estar subiendo o bajando de un lado a otro en un escenario, pues creo que mi gente lo que desea es escucharme. Lo que he logrado con mi voz me permite dirigirme en la trayectoria de los teatros”.

La cantante está al tanto de las nuevas corrientes musicales, pero dice que la balada es y será el género dominante en el gusto popular, porque expresa sentimiento. No pierde tiempo en escuchar que la balada esté en crisis, porque hay nuevos y viejos artistas que eso es lo que interpretan y lo que les ha dado la proyección.

Ella sabe de las precariedades de algunas casas disqueras, por eso afirma que los artistas deben ser más exigentes con lo que cantan y darle mayor calidad a los que compran compactos.

Otro tema tratado por Carrasco y que debe servir de orientación para las madres dominicanas, es el relacionado a las separaciones. No aconseja que los jóvenes sean apartados de sus costumbres y familiares para traerlos a España, donde tienen que enfrentar choques de culturas y luego caer en situaciones negativas.

“Aquí somos muchos los que trabajamos con seriedad, hay mujeres que laboran en salones de belleza quemándose los dedos, para enviar dinero a los suyos a Santo Domingo. Los menos son los negativos, los de conductas fuera de serie, pero los que se hacen notar. No estoy en contra de ellos, pero por favor que no dañen la imagen del país. Lo que nos está haciendo bastante daño es el comportamiento de nuestra juventud aquí, por lo forma de actuar”.

Lamenta que algunas madres traigan a sus hijos de 15 o 16 años y los dejen caer en actos muy negativos, que perjudica a los que están por mejores rumbos.