Angelina Jolie visita Birmania invitada por Aung San Suu Kyi

La actriz estadounidense Angelina Jolie, crítica con el tratamiento que las autoridades birmanas dan a la minoría musulmana de los rohingyas, llegó el miércoles a Birmania para efectuar un viaje humanitario, invitada por la opositora Aung San Suu Kyi, archivo
La actriz estadounidense Angelina Jolie, crítica con el tratamiento que las autoridades birmanas dan a la minoría musulmana de los rohingyas, llegó el miércoles a Birmania para efectuar un viaje humanitario, invitada por la opositora Aung San Suu Kyi, archivo

La actriz estadounidense Angelina Jolie, crítica con el tratamiento que las autoridades birmanas dan a la minoría musulmana de los rohingyas, llegó el miércoles a Birmania para efectuar un viaje humanitario, invitada por la opositora Aung San Suu Kyi.

“Estoy deseando encontrarme con la gente, como grupos de mujeres, la sociedad civil, desplazados y jóvenes, para conocer directamente de ellos sus inquietudes y sus esperanzas para su futuro en el país”, declaró la actriz, que es enviada especial de la ONU para los refugiados (ACNUR).

Esta primera visita tiene lugar gracias a la invitación de la opositora Aung San Suu Kyu, cuyo partido es el gran favorito para las legislativas del 8 de noviembre.

Antes de Birmania, Angelina Jolie viajó a Camboya donde tiene previsto rodar, para Netflix, una película sobre el régimen de los Jemeres Rojos contada a través de los ojos de un niño, prevista para finales de 2016.

Jolie adaptará el libro “Primero mataron a mi padre”, en el que la militante camboyana de los derechos humanos Loung Ung recuerda los horrores vividos durante el régimen que causó unos dos millones de muertos entre 1975 y 1979.

La actriz ya efectuó decenas de visitas en los campos de refugiados de Asia.

Especialmente afectada por la situación de los rohingyas, una minoría birmana musulmana perseguida, criticó abiertamente al Gobierno tailandés en 2009, sugiriendo que no hacía lo suficiente para ayudarlos.   En aquel momento, la actriz estaba visitando un campamento de refugiados en la frontera entre Birmania y Tailandia.

Su itinerario no se dio a conocer por razones de seguridad, pero es muy probable que el Estado de Arakan, donde viven los rohingyas, forme parte del recorrido.